Day Trading Academy

El futuro de Francia y la Unión Europea será Determinado en Próximas Elecciones Presidenciales

Parece que cada año trae una nueva amenaza a la supervivencia de la Unión Europea y, en particular, la zona euro. El año pasado fue la decisión de los votantes en el Reino Unido para dejar el primero en un referéndum, que se ha conocido como el Brexit. En 2017, serán las elecciones presidenciales en Francia, que determinarán si la Unión Europea y la zona monetaria común permanecerán intactas.

Los expertos políticos en Francia y en otros lugares, argumentarán que las encuestas recientes indican que sólo los candidatos tradicionales, tienen alguna posibilidad real de ganar la presidencia francesa. El año pasado, estos mismos expertos estaban equivocados en el Brexit y el resultado de las elecciones presidenciales americanas.

La precisión de las encuestas políticas se basa en tres factores, que incluyen la metodología, los sesgos de los encuestadores y la honestidad de los participantes. Los tres elementos fueron sesgados en el voto de Brexit y en una elección, que permitió a Donald Trump llegar a la presidencia de los Estados Unidos.

La élite política en Europa y Estados Unidos continúa con la falacia, que la mayoría comparte sus puntos de vista sobre una amplia gama de asuntos nacionales e internacionales. Ha habido un cambio sísmico en el electorado, a ambos lados del Atlántico. Para seguir insistiendo en lo contrario, pone a estos políticos más convencionales en grave riesgo.

Un fenómeno más reciente es el creciente segmento de la ciudadanía, que públicamente establecerá opiniones más antiguas, que están directamente en conflicto con sus opiniones privadas. Cuando es hora de votar, los últimos sentimientos suelen predominar. Es un resultado desafortunado para aquellos líderes políticos selectos, que sienten que sus perspectivas deben determinar la política gubernamental dominante.

Francia, al igual que el resto de Europa, ha vivido una década difícil. La burbuja inmobiliaria y el accidente inmobiliario de 2007 y 2008, fueron factores que contribuyeron a la Crisis Financiera y a la Gran Recesión que siguió. Estos acontecimientos coincidirían con la crisis de la deuda soberana europea.

Aunque la recesión europea terminó en 2012, la cuestión de la deuda gubernamental excesiva perdura en muchas naciones individuales.

La crisis de los refugiados en la Unión Europea fue la siguiente situación, que abrumó totalmente a las instituciones existentes, para hacer frente a la afluencia de migrantes. A partir de 2014, millones de personas en el Medio Oriente y África del Norte, decidieron dejar sus naciones de origen y hacer su camino hacia Europa.

Esto ha creado un nuevo cismo en la Unión Europea, entre los países que han aceptado gran número de llegadas y las naciones que se niegan a hacerlo.

El resultado ha sido poner en tela de juicio las fronteras interiores abiertas de la Unión, que fueron creadas por el Acuerdo de Schengen. El pacto vigente desde 1995, permite la libre circulación de bienes, servicios y personas en la mayor parte de Europa. Su número de miembros ha aumentado a 26 países.

En 2016, la crisis migratoria europea trajo la reintroducción temporal de controles fronterizos en las naciones de Austria, Dinamarca, Francia, Alemania, Noruega, Polonia y Suecia.

La creciente incidencia del terrorismo islámico y la correlación que se remonta a las políticas de inmigración abierta de Europa han vuelto a atormentar a muchos líderes políticos de toda Europa. Se han alcanzado masas críticas en un número creciente de naciones que ya no apoyan la migración en curso, en la escala que ha tenido lugar durante los últimos años.

Como resultado de la creciente violencia, el presidente francés François Hollande se sintió obligado a introducir un estado de emergencia en noviembre de 2015. Estos se prorrogaron en julio pasado y ahora se mantendrán en vigor, hasta después de las elecciones presidenciales de 2017.

El estado de emergencia francés sigue siendo polémico y simboliza el fracaso de la política gubernamental. Una víctima es el mismo Hollande. Ya endosado con un triste índice de aprobación pública, el reciente giro de los acontecimientos, condenó sus aspiraciones de un segundo mandato. Se ha convertido en el presidente más impopular de la Quinta República. En noviembre de 2016, su apoyo se redujo a tan solo 4%.

Aceptando la imposibilidad de ganar la próxima elección presidencial, Hollande se retiró de la carrera a finales de 2016. Haber hecho lo contrario, habría negado cualquier posibilidad que su partido socialista tenga en las próximas elecciones.

En la primicia de enero, Benoit Hamon ganaría la nominación para representar al Partido Socialista, en las elecciones presidenciales que se celebrarán en abril y mayo de 2017.

Las perspectivas electorales de los principales candidatos presidenciales, han tomado recientemente un giro inesperado. El ex candidato Francois Fillon, se ha visto envuelto en un escándalo. El partido conservador que representa, está aumentando la presión sobre él para que se retire de la carrera.

El Sr. Fillon hasta ahora ha sido reacio a hacerlo, ya que ganó la primaria 2016 con el 66,5% del voto conservador. Él descarriló firmemente los planes del ex presidente Sarkozy, para organizar un regreso político en 2017.

Encuestas recientes colocan al centrista Emmanuel Macron por delante de Fillon. Como ex protegido de Hollande, hasta ahora no ha logrado inspirar entusiasmo entre los votantes franceses, para garantizarle la victoria.

Fillon se está ejecutando en una plataforma de hacer grandes recortes en el sector público en Francia. La hinchada e ineficaz burocracia francesa, se ha convertido en una importante cuestión electoral. También se ha comprometido a reformar la economía nacional y a mejorar las fuerzas de seguridad del país.

La competitividad económica francesa, se ha convertido en el tema central de muchos sectores de la sociedad.

Aunque muchos votantes siguen siendo receptivos al mensaje conservador, la mayoría de todos los votantes franceses ahora quieren que el Sr. Fillon abandone su intento de convertirse en presidente. Las acusaciones de que a su esposa se le pagó el equivalente a 830.000 dólares (dólares de los Estados Unidos) por un trabajo ficticio como su asistente parlamentario, socavan la legitimidad de su oferta.

El wild card en la política francesa sigue siendo Marine Le Pen, quien dirige el partido más populista y nacionalista Frontal nacional derecho. Hábilmente ha tomado el movimiento fundado por su padre y ha hecho la sustancia de su argumento más aceptable, al electorado más amplio.

Esto ha permitido que el partido obtenga un atractivo mucho mayor, a un público mucho más amplio. Afortunadamente para la Sra. Le Pen, los recientes acontecimientos en Francia se han alineado con el mensaje, ella ha estado promocionando durante años.

Marine Le Pen y su partido defienden el proteccionismo económico, un régimen estricto de ley y orden y sobre todo, la oposición a la inmigración masiva.

En la primera ronda presidencial, las encuestas indican que la Sra. Le Pen reunirá al menos un cuarto del total de votos. En la política francesa dividida, esto le da derecho a una ventaja que está por lo menos 4% por delante de su próximo rival más cercano.

Captar el 25% del electorado en un concurso de cinco candidatos principales es significativo.

La sabiduría convencional es que la Sra. Le Pen bien puede ganar la primera ronda, pero fracasará miserablemente en la segunda ronda de la contienda presidencial. Las encuestas le hacen perder a un candidato más moderado entre un 20% y un 30%.

Sin embargo, sus posiciones anti-creación y anti-globalización, están jugando bastante bien en algunos recintos centristas e izquierdistas.

Tales márgenes electorales, no serán fácilmente superados. Mucho dependerá de los acontecimientos nacionales y del impacto de las decisiones inesperadas y la información relativa a los candidatos individuales.

En 2016, la economía francesa fue golpeada por huelgas en los sectores de energía y transporte. En la primera mitad del año, la producción de productos manufacturados disminuyó notablemente. Principalmente debido a la caída en la producción de la refinería, trajo la economía y a un crecimiento lento a un estancamiento práctico. El crecimiento durante todo el año fue de un descolorido 0,4%.

El temor a nuevas incidencias de terrorismo, amenaza los US $ 44,5 mil millones anuales generados por el sector turístico. Antes del reciente brote de violencia, Francia recibió a 85 millones de visitantes anualmente. Esto es más que cualquier otro país en el mundo. Cada vez más turistas se dirigen a Portugal y España, para evitar convertirse en blanco de actividades terroristas.

Con un 57,5% del PIB (Producto Interno Bruto), Francia tiene una de las tasas de gasto público más altas de Europa. Se han necesitado altos impuestos para cubrir estos gastos excesivamente grandes. Las subidas más recientes de los impuestos se han centrado principalmente en los asalariados altos y las grandes corporaciones, pero la carga de impuestos sobre la economía en general, sigue siendo bastante pesada.

La tasa de impuesto sobre la renta personal más alta es un castigo del 45% y la tasa impositiva corporativa máxima se mantiene en 34,3%. También hay un impuesto sobre el valor añadido, el poder del gasto del consumidor. A partir de 2017, la carga fiscal global ha aumentado hasta el 45% del PIB.

La gran participación del gobierno en la economía también ha obstaculizado la creación de empleo. La lentitud de las reformas en un mercado de trabajo rígido, se suma al problema. Esto, a su vez, ha llevado a una tasa de desempleo doméstico obstinadamente alta del 9,9%.

Varias medidas de estímulo promulgadas por el gobierno socialista en los últimos años, han dado lugar a un deterioro de la situación financiera dentro del país. El déficit presupuestario es del 4% del PIB y ha estado a menudo por encima de la tasa del 3%, acordada por los Estados miembros de la zona euro. La relación entre la deuda y el PIB ha aumentado hasta el 95%.

Estos esfuerzos han fracasado en gran medida para lograr un crecimiento sostenible en el crecimiento. La economía sigue estancada, lo que explica en parte las bajas calificaciones de aprobación del actual gobierno.

Si la economía no muestra señales de recuperación y la situación de seguridad en las mentes del público continúa deteriorándose, puede ocurrir un cambio dramático en la política francesa. Si Le Pen entra en el palacio presidencial, el cambio dentro de Francia y de la Unión Europea será bastante dramático.

La Sra. Len Pen considera el Brexit, el evento internacional más importante de Europa, desde la caída del Muro de Berlín. Si gana la presidencia, se ha comprometido a ofrecer un referéndum en Francia, sobre la permanencia en la Unión Europea. Le Pen quiere que la votación tenga lugar dentro de los seis meses de su elección. Si tuviera éxito, eso requeriría un retiro de la zona euro también.

El movimiento que la Sra. Le Pen representa, desea un retorno de la Francia que existía en el pasado. Como en cualquier otro cambio importante de esta magnitud, habrá ganadores individuales y perdedores, si se restaura la plena soberanía de Francia.

Habrá un costo económico para estar seguro, pero es importante tener en cuenta que para muchos votantes, la supervivencia a largo plazo de su país puede estar en juego. Un menor nivel de vida más bajo, bien puede valer la pena el costo en esas circunstancias.

Una Unión Europea sin el Reino Unido y Francia, será cada vez más inestable. Es probable que haya referendos adicionales en las naciones de Italia, Holanda, Suecia, Bélgica, Polonia, España, Hungría e incluso en Alemania.

Sólo Italia, en esta coyuntura, ha demostrado que hay suficiente apoyo nacional para que la Unión más grande salga con éxito. Por supuesto, los acontecimientos seguirán siendo fluidos, al igual que los movimientos nacionalistas y populistas, que continúan acumulando fuerza en todo el continente.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *