Day Trading Academy

Francia se Declara un Estado de Emergencia

Francia con la segunda economía más grande de Europa, ha continuado en el estancamiento económico durante cuatro años. Hay una serie de factores externos que pesan sobre el crecimiento de la economía francesa. Sin embargo, gran parte de lo que ha permitido desarrollar el interior del país, es responsable del triste desempeño económico y la inversión de la nación. Como un reconocimiento de la crisis en el país, el presidente Hollande ha declarado el estado de emergencia económica y social.

La economía francesa creció un 1,1% en el año 2015. Fue un rendimiento mucho mejor a partir de los tres años anteriores. Las condiciones fueron mejorando en gran medida el resultado de menores tasas de interés y la rápida caída de los precios de los productos básicos, en particular los del sector de la energía. Fue la primera vez que el PIB (Producto Interno Bruto) había superado el 1% desde 2011. El crecimiento para el 2014 era sólo del 0,2%, tras el 0,8% en 2013 y 0% en 2012.

Las tasas de inversión se redujeron de 2,1% en 2011 a 0,03% en 2012, el año Hollande asumió el cargo. A continuación, se fue negativo al -0.05% en 2013 y -1,2% en 2014.

Estas desalentadoras tasas de expansión económica y la inversión han tenido como resultado ruinoso una alta tasa de desempleo. En 2011, el número de ciudadanos sin trabajo fue del 9,2%. Para el año 2012 se había incrementado hasta 9,8%. Durante los siguientes dos años se movería incluso superior al 10,3%. Ahora en 2016, ha alcanzado una tasa del 10,6% y se ha convertido en una emergencia nacional.

Esta excesiva alta tasa por falta de trabajo, se ha convertido en una carga política para el gobierno francés teniendo en cuenta el paro del 4,2% en Alemania y el 9,8% como media europea. Con las elecciones a sólo un poco más de un año de distancia, el líder está cada vez más desesperado por revertir la tendencia.

El gobierno de Francia bajo François Hollande, al parecer, no cree que el viejo dicho acerca de hacer las mismas cosas, pero esperando un resultado diferente es el colmo de la locura. Después de hacer el pronunciamiento de declarar a Francia en un estado de emergencia económica y social, que por supuesto avanzó la solución típica socialista. Una vez más, hay que ser nuevos programas patrocinados por el gobierno y un mayor gasto por su administración.

El presidente Hollande insiste en que el dinero para el nuevo plan provendría de ahorros en otras áreas del gasto público. Donde encontrará un adicional de 2 billones de euros, el equivalente a $ 2.17 billones de dólares (dólar estadounidense) no es tan importante como el hecho de que hay un rechazo a admitir, que la cuestión del empleo no puede ser resuelto en virtud de la política del gobierno actual.

Bajo la legislación propuesta en dos años y las empresas con menos de 250 empleados obtendrán subsidios gubernamentales adicionales (2.000 euros), si contratan a una persona joven o en paro durante al menos seis meses. También habrá otras 500.000 vacantes adicionales disponibles para la formación profesional.

En un esfuerzo por tranquilizar a los votantes, el Presidente insiste en que todo el esquema se puede financiar sin nuevos impuestos de ningún tipo. En un discurso anual de líderes empresariales, Hollande pidió a su audiencia construir el modelo económico y social para el futuro.

Una vez que se presentó a sus nuevos programas de emisión de desempleo, que pasó a abordar la cuestión de la capacidad de adaptación del mercado de trabajo. Se insiste en la estabilidad y la previsibilidad para los empleadores y sus trabajadores. Él promete una mayor flexibilidad para los que ofrecen empleo, pero al mismo tiempo quiere garantizar la estabilidad y previsibilidad a los empleados. El mensaje es algo contradictorio, pero la comunicación sigue siendo la misma, nada va a cambiar realmente.

En un mercado libre, las empresas tienen que ser capaces de contratar y despedir en base a las circunstancias económicas. Estas decisiones no pueden ser tomadas por un deseo del Gobierno de proporcionar puestos de trabajo casi permanentes para los ciudadanos. En él se explica la reticencia de las empresas francesas en el ofrecimiento de más oportunidades de empleo.

A través de los años, el gobierno ha hecho que sea cada vez más difícil, para descargar el exceso y el poco desempeño de la gente. Por lo tanto, existe una falta de voluntad entre las empresas a contratar a nadie, a no ser que se convierta absolutamente necesario.

La realidad de la interferencia del gobierno en la contratación y el despido, va mucho en la explicación de por qué el desempleo sigue siendo obstinadamente elevado en Francia. Los anuncios de nuevos acuerdos, pactos y planes han hecho muy poco en la lucha contra la creciente tasa de desempleo en todo el país.

De hecho, el Presidente ya ha asegurado a los votantes, que la semana de 35 horas no se vería afectada.

La Administración de Hollande se mantiene mucho tiempo en palabras y corto en los logros. El escepticismo no se limita sólo a la comunidad de negocios y comercial. Se ha convertido en una gran insatisfacción en el desempeño del gobierno francés relativa a la economía.

Igualando el problema del desempleo a la que de la emergencia causada por el terrorismo, sólo se pone de manifiesto el fracaso de la actual dirección en la confrontación ya sea tema de una manera eficaz.

El aumento del desempleo se ha convertido en una crisis nacional, no puede negarse. Además de minar el potencial de crecimiento y de perder la energía de muchas personas jóvenes y con talento, que está aumentando la alienación que muchos sienten dentro de la sociedad.

La falta de oportunidades para los jóvenes en Francia, especialmente entre las comunidades Magreb y de África, tiene una correlación directa con el aumento del tráfico de drogas. También proporciona una explicación para el aumento del extremismo en estas poblaciones minoritarias. La reciente llegada de más refugiados procedentes de Oriente Medio, sólo exacerbará esta situación.

Hay poca duda de que los problemas gemelos de la economía y el terrorismo estarán en la mente de los votantes franceses, mientras elección de 2017 se acerca. El país ha estado en un estado oficial de emergencia, ya que los ataques en París, tuvo lugar el pasado mes de noviembre. Si hay más actos de violencia, ya sea en la comunidad de inmigrantes o de extremistas extranjeros, traerá aún más crítica de un régimen cada vez más impopular.

Un giro real en torno a la situación del empleo para Francia se está convirtiendo cada vez más improbable. A medida que la economía mundial sigue desacelerándose y los efectos positivos de los precios de la energía se tienen en cuenta, es poco lo que el gobierno francés puede hacer para estimular aún más el crecimiento.

Las tasas de interés ya no se controlan a nivel nacional, como parte de estar en la zona euro. Además no hay mucho más que se puede hacer en este campo. La tasa establecida por el (Banco Central Europeo) BCE ya está en un mínimo histórico del -0,3%. Las tasas negativas también son, en efecto, con las naciones de Dinamarca en -0,65%, Suecia en -1,1% y Suiza con 0,75%. Japón acaba de unirse a esta tendencia hasta la semana pasada, la reducción de su tasa efectiva hasta el -0,1%. Una quinta parte del PIB mundial está ahora cubierta por un banco central con tasas de interés negativas.

El BCE también se ha embarcado en un programa de compra de bonos del gobierno a un ritmo de 1,5 billones de euros (1,62 billones de dólares) hace menos de un año y también puede aumentar la tasa de expansión cuantitativa aún más en marzo. No está claro si una nueva adición, será mucho impacto en la economía francesa.

Dado que la política monetaria ha alcanzado básicamente el límite de la eficacia, el gobierno francés se queda con el uso de estímulo fiscal como un mecanismo de crecimiento. Una vez más, el pasado despilfarro del sistema socialista deja poco margen de maniobra.

Francia, como todas las naciones de la zona euro, se compromete a mantener el gasto anual de la deuda a no más de 3% del PIB, menos los pagos de intereses sobre la deuda anterior. Los franceses ya están superando esta limitación con una tasa del 4% en su lugar.

Peor aún, la deuda pública total al PIB ha seguido aumentando durante el gobierno socialista del presidente Hollande. Se ha pasado de un 89,6% en 2012, a 95% a finales del año pasado. La deuda soberana se encuentra ahora en su punto más alto, lo que hace que las tasas más altas de gobierno sean progresivamente problemáticas.

Eso deja pocas alternativas, sin embarcarse en una importante reestructuración de las reglas y regulaciones de negocios. Políticamente es un imposible para el presente régimen. Importantes reducciones de impuestos para estimular el crecimiento de los negocios en general. Cualquier reducción en los ingresos requeriría una http://daytradingacademy.co/inversiones/estadounidense-financieramente-irresponsable/. Esto está en total oposición a la mentalidad socialista de la función del gobierno.

Por lo tanto, el gobierno de Francia no puede aflojar, con la esperanza de que las condiciones económicas mejorarán con el tiempo. Esto se está convirtiendo cada vez más improbable que la economía mundial continúa debilitándose y las amenazas de terrorismo interno crece de forma alarmante.

2 Comments

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *