Day Trading Academy

El Aumento de las Tensiones entre Irán y Arabia Saudita Tendrá Consecuencias Económicas

El año comenzó con una subida de las tensiones entre Irán y el Reino de Arabia Saudita. Ellos son los dos países más poderosos en el Medio Oriente y forman la base del conflicto entre sunitas y chiítas en su forma actual. Este cisma ha plagado la región desde los años 600. La brecha existente no sólo previene una paz más amplia en la zona, que podría ampliar fácilmente en una lucha que va a hundir a toda la vecindad en una guerra civil, que arrasará la mayor parte del Medio Oriente.

Las dos ramas del Islam han coexistido durante muchos siglos. Comparten muchas creencias y prácticas centrales. La diferencia entre los chiítas y sunitas se encuentran en su mayoría en la teología y la organización religiosa de las dos sectas. Las divergencias se pueden ver sobre todo en el ejercicio de la doctrina, el derecho y diversos rituales culturales.

La causa inmediata de la última crisis fue la ejecución de 47 presos por cargos de terrorismo por el gobierno de Arabia Saudita. Eso incluía el líder religioso prominente chií Nimr al-Nimr que fue lo que provocó la indignación en Irán. Ese mismo día, los saudíes anunciaron una retirada unilateral del acuerdo de alto el fuego en el vecino Yemen.

El ataque y la quema de la embajada de Arabia Saudita en la capital iraní de Teherán y el consulado saudí en Mashhad, dieron lugar a una ruptura de las relaciones diplomáticas entre los dos países. El gobierno real pensó que tenía pocas opciones para romper los lazos con Irán, tras el asalto en su puesto fronterizo. El resultado ha sido la peor crisis entre estos rivales regionales en décadas.

Aunque el presidente iraní, Hassan Rouhani criticó oficialmente el ataque a la embajada, es responsabilidad del gobierno anfitrión proporcionar seguridad a los diplomáticos extranjeros.

La respuesta del presidente, indica que tan complicado se ha convertido la política dentro de Irán. Nadie puede creer seriamente que una multitud de manifestantes se permitía este tipo de acciones, dentro de un país estrictamente regulado como Irán, sin la aquiescencia del gobierno.

Aunque una guerra directa entre Irán y Arabia Saudí no es inminente en este tiempo, se ha producido una reacción en cadena diplomática. Los mismos países árabes de Medio Oriente han alineado de forma rápida con base en sus lealtades tradicionales.

Varios países musulmanes siguieron el ejemplo de Arabia Saudita en cortar los lazos con Irán. Estos incluyen Bahrein, Djibouti y Sudán, seguido por el anuncio de que Kuwait, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) recordaban a sus embajadores. Bahrein está en una situación precaria debido al hecho de que la población es en su mayoría es chií, pero su monarquía es sunita.

Los Sunitas comprenden del 85% a 90% de todos los musulmanes. La mayoría de los chiítas se concentran en el Medio Oriente y conforman la población dominante en pocos países como Bahrein, Irán, Irak y Líbano.

Los Emiratos Árabes Unidos son un importante socio comercial de Irán, por lo que habrá consecuencias económicas inmediatas. Bahrein es la actual sede de la quinta flota naval de Estados Unidos. La cual coloca los responsables políticos estadounidenses para permanecer neutral en la disputa creciente, en una posición incómoda.

Estados Unidos, junto con una serie de países europeos, ha tratado recientemente de mejorar las relaciones con Irán. El acuerdo nuclear internacional es prueba de ello. Las sanciones internacionales debían ser eliminadas, a cambio de un compromiso de Irán para impedir su desarrollo nuclear.

Por desgracia, el intento de mejorar las relaciones con Irán por parte de las grandes potencias del mundo, ha sido visto por Arabia Saudita y sus aliados árabes como una amenaza existencial.

Rusia, regresó a la región de una manera importante el año pasado en defensa de su aliado Siria, incluso se ha ofrecido a mediar entre Irán y Arabia Saudita. Hasta este punto, las otras dos potencias regionales Egipto y Turquía, no se han unido en la degradación de las relaciones diplomáticas con Irán.

China, por su parte, está preocupado en preservar el acceso al petróleo y la creciente relación comercial con la región. En los últimos 10 años, el comercio de China con la región ha crecido en un 600% llegando a $230 billones de dólares (en dólares de Estados Unidos).

Una de las primeras víctimas de las crecientes tensiones entre Irán y Arabia Saudita, tendrá la posibilidad de negociar un acuerdo de paz en Siria. Esta será, independientemente de la retórica de ambas partes en sentido contrario. La otra víctima será cualquier posible acuerdo, en relación con la guerra civil en curso en Yemen. El país, en la frontera con Arabia Saudí, continuará sirviendo como una guerra de poder. Los saudíes y los iraníes fraccionaron los rivales, tanto en Siria y Yemen.

El Estado Islámico también conocido como ISIS, se beneficiará del creciente antagonismo entre las dos potencias principales. Sin duda, complica el esfuerzo internacional contra esta creciente amenaza a la estabilidad regional. ISIS ocupa grandes extensiones de territorio, tanto en Irak y Siria.

La brecha entre Irán y Arabia ha llevado al bombardeo de tres mezquitas en la provincia sunita-Shite mixta en Irak. Iraquíes chiíes ya han condenado la ejecución de Nimr y miles estaban en las calles, exigiendo el cierre de la embajada que había sido remodelada recientemente de Arabia Saudita. La situación actual hace que una reintegración del estado de Irak que es difícil, ahora es casi imposible.

Los estados del Golfo han desarrollado una política exterior más asertiva en los últimos años por dos razones. Uno de ellos es la creciente amenaza de la interferencia iraní en los conflictos regionales mediante el uso de representantes. Esto se puede ver en Irak, Líbano, Palestina, Siria y Yemen. La otra es la falta de confianza que tienen en la actual conducción de la política exterior de Estados Unidos. Las Administraciones Obama se inclinan hacia Irán y los chiíes es inconfundible, en la mente de los líderes árabes.

Muchos funcionarios en el mundo árabe están más preocupado por el apoyo iraní de los grupos terroristas de Hamas, Hezbolá y los rebeldes chiitas Houthi en Yemen. La amenaza nuclear, aunque preocupante, en su opinión, no es inmediato.

Otros líderes ya están tomando medidas para adquirir más armamento avanzado, incluyendo de forma encubierta, la capacidad nuclear en respuesta a las provocaciones de Irán. Ellos en su conjunto expresan poca confianza en la capacidad del presidente Obama, para contener el creciente poderío militar de Irán. Ellos no están convencidos de que Estados Unidos finalmente detendrá el misil iraní y programas nucleares.

Arabia Saudita también tiene un problema con su propia población chií. Representan cerca del 10% de la población de 28 millones de habitantes del reino. Más preocupante, que se concentran en las regiones industriales y la producción de petróleo del país. Esta región es en gran parte es responsable de los ingresos de $300 billones USD generados el año pasado por el reino. Los enfrentamientos entre manifestantes y la policía están aumentando y un número de manifestantes han sido asesinados recientemente.

Los precios del crudo aumentaron originalmente al igual que las tensiones, pero desde entonces han disminuido. La razón es que los inversionistas determinaron que Arabia Saudita mantendrá los niveles de producción altos, como una manera de socavar la producción iraní. Para que sigan siendo rentables, Irán necesita que los precios del crudo sean del doble del nivel actual.

El gobierno de Arabia Saudita, por ahora, está más que dispuesto a tomar el control económico y mantener el precio internacional del petróleo bajo para alcanzar objetivos geopolíticos.

El impacto económico de los precios del petróleo ya está cobrando un peaje. En 2015, Arabia Saudí tuvo un déficit fiscal de $97.9 billones de dólares. El presupuesto nacional para 2016 se debe a una contracción de hasta $86 billones de dólares. Una caída del gasto público probablemente provocará más disturbios en el reino.

Gastar cada vez mayor parte de las reservas de divisas (aún en exceso de $500 billones de dólares) no puede continuar indefinidamente. La economía nacional tendrá dificultades para mantener el crecimiento del 2,6% proyectado en el año 2016 tras un 3% en 2015.

Sin embargo, si la disputa escalada conduce a un ataque a los campos de petróleo de Arabia Saudita o cualquier aspecto de su producción de energía, los precios mundiales del petróleo se verían afectados enormemente. Los futuros del crudo recuperarían rápidamente todas las pérdidas financieras de 2014 y 2015.

Esto traería rápidamente una desaceleración del crecimiento en muchas regiones del mundo, a un estado de contracción. Una recesión probablemente resultaría en la mayoría de las partes económicamente desarrolladas del planeta.

Esto incluye cualquier intento de Irán de interferir con el flujo de petróleo y el resto del tráfico en el Golfo Pérsico. Es especialmente conmovedor en el angosto Estrecho de Ormuz, que Irán podría interrumpir fácilmente. Las tasas de seguros internacionales para el transporte marítimo, ya han aumentado y se deben mover aún más. Estos costos adicionales al final tendrán que ser aprobados en la economía en general.

Los precios del oro y la plata están aumentando cada día, en parte como resultado del creciente caos en el Medio Oriente. Sólo se ve agravada por el deterioro de las relaciones diplomáticas entre iraníes y saudíes.

La actividad económica en la región en general se verá afectada, con cualquier nueva escalada de las tensiones entre Irán y Arabia Saudita. Los inversores extranjeros se han estado retirando de la región durante años. Este proceso sólo se acelerará, ya que los efectos de la guerra y la dislocación económica ahora se extendieron a los Estados del Golfo. La reciente volatilidad en los mercados mundiales sólo aumentará al igual que las tensiones.

Los inversores regionales se han vuelto mucho más cautelosos con las inversiones en infraestructura y el desarrollo económico. Esto se debe en parte a que los precios del crudo se hunden, pero también una creciente preocupación por cuestiones de seguridad. Más empresarios de la zona pueden cubrir sus apuestas, mediante la reubicación de una mayor proporción de sus activos lejos de Medio Oriente.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *