Day Trading Academy

Independencia Para Cataluña, ¿Podrá España Sobrevivir?

La Unión Europea ha sufrido una serie de crisis durante la última década. La crisis financiera de 2008 y 2009, y la recesión resultante fueron los dos primeros golpes. Esto fue seguido por la crisis de la deuda en los años siguientes. La desaceleración económica abrumó a una serie de países, que se habían utilizado para los grandes desembolsos del gobierno, que habían sido financiados principalmente a través del gasto deficitario.

La siguiente cuestión que tensó el tejido de la Unión fue el aumento masivo de la migración a Europa desde el Norte de África y Oriente Medio. Este estallido en los refugiados aumentó en 2014, y resultó en una ola de emigrantes en 2015 y 2016. La distribución de estas llegadas y los enormes costos resultantes de alojamiento en las naciones europeas individuales, ha creado una reacción política amplia.

Nuevos movimientos populistas han surgido en muchas de las naciones de Europa y han creado un nuevo cisma entre las porciones oriental y occidental de la Unión Europea.

Una Rusia militarmente resurgida, primero con una guerra en Georgia en 2008 y unos años más tarde en Ucrania, puso una carga adicional sobre la unidad de pandeo de la Unión. La anexión rusa de Crimea en 2014 y el estallido de una guerra civil en el este de Ucrania obligaron a las naciones de Europa a enfrentarse a una Rusia cada vez más agresiva.

El año pasado, los líderes europeos se sorprendieron con los resultados del referéndum en el Reino Unido. Contrariamente a la sabiduría convencional y a un número de encuestas nacionales, el electorado votó por sacar al país de la Unión Europea (UE). El gobierno británico se ha comprometido a avanzar en lo que se ha denominado Brexit, a finales de este año.

A medida que las instituciones de Europa luchan con un crecimiento bajo, una deuda excesiva, tasas de interés negativas, migrantes resistentes y nuevas épocas de terrorismo, la próxima crisis ya se está preparando. Éste tiene raíces profundas en Europa y ha llevado a casi infinitos siglos de conflicto y guerra. Son las poderosas fuerzas asociadas con el nacionalismo.

Con Europa en ruinas después de la Segunda Guerra Mundial y la división del contivnente por las superpotencias de la Unión Soviética y los Estados Unidos, la llamada de la sirena del nacionalismo había sido en gran medida desacreditada. La Guerra Fría resultante entre el Oriente comunista y el Occidente democrático, mantuvo los movimientos nacionalistas europeos al mínimo.

Cuando la Guerra Fría terminó con la reunificación de Alemania y la disolución del Pacto de Varsovia y la Unión Soviética, las llamas del nacionalismo se reavivaron. Las guerras civiles en Yugoslavia y en otros lugares, crearon una nueva inestabilidad y la llegada de una serie de nuevos países en Europa.

La extensión de la UE al este y al sureste, proporcionó una especie de efecto amortiguador en muchos de estos movimientos. Las leyes comunes de la nueva Europa proporcionaron un marco para la protección jurídica de las minorías en las numerosas naciones que formaban parte de la Unión Europea en rápida expansión.

Ocasionalmente, los movimientos de independencia iban al punto de crear disturbios lo suficientemente grandes, en donde habría aparición de nuevos países en los años 90´s. República Checa y Eslovaquia son dos ejemplos. Así son las antiguas naciones de Yugoslavia comenzando con Eslovenia, Croacia, y extendiéndose a Bosnia, Kosovo, Macedonia, Montenegro, Serbia.

Otros manejarían por referéndum. La última de ellas fue la celebrada en Escocia, en el otoño de 2014. Si la votación hubiera tenido éxito allí, podría muy bien haber llevado a la ruptura del Reino Unido. Aunque el resultado final fue cercano, el esfuerzo aún falló. Sin embargo, la cuestión de la soberanía para Escocia, no desaparecerá en el corto plazo.

Otro fuerte movimiento secesionista se puede encontrar en España. Una de las zonas más ricas del país es Cataluña. La región ha seguido solicitando al gobierno central de Madrid, por el derecho a celebrar un referéndum.

Las autoridades centrales se han resistido a tales intentos, asumiendo correctamente el voto a diferencia de Escocia, podrían favorecer la separación. Una vez que esto ocurra, la campaña por la independencia sería inevitable.

En julio de 2016, el Parlamento regional de Cataluña aprobó un referéndum de independencia para septiembre sobre las objeciones de las autoridades de Madrid. Los últimos argumentan que la región no tiene derecho legal a la plena autonomía.

Mariano Rajoy, el primer ministro conservador de España, había dado el paso de pedir al Tribunal Constitucional que anulara la decisión que permitía el referéndum. Un fallo anterior del tribunal en 2015, había rechazado un plebiscito por la independencia catalana.

El presidente regional de Cataluña Carles Puigdemont, estaba decidido a mantenerlo independientemente. Además, ganó un voto de confianza en el Parlamento local. El apoyo a la independencia se sitúa en torno al 48%, cifra inferior a la registrada hace unos años.

Al final, el gobierno de Rajoy logró descarrilar la votación de septiembre.

Aquellos que favorecen la independencia, citan que los agravios económicos, políticos y culturales que se han acumulado a lo largo de los siglos, no pueden resolverse permaneciendo en España.

Cataluña había sido concedida por la Constitución de España más autogobierno que existe en cualquier otra parte del país, o incluso de Europa para el caso. El documento de 1978 otorgaba a la región el control sobre escuelas, hospitales, prisiones e incluso la policía.

El catalán es conocido por ser el idioma principal enseñado en las escuelas del área.

A lo largo de las décadas Cataluña ha podido obtener concesiones adicionales para ganar más poder local e incrementar los ingresos por el estatus especial que tiene en el país.

El equilibrio político comenzó a cambiar en 2010. Comenzó con el Tribunal Constitucional que modificó la nueva ley de autonomía, que reconoció a la región como una nación dentro de España. El estatuto había concedido también una autoridad legal adicional a los catalanes, que ahora se revirtió un poco.

La anterior ley había sido aprobada anteriormente en Cataluña por referéndum y el parlamento español en Madrid. La reacción política de los políticos locales fue casi inmediata.

El segundo impulso hacia la independencia había llegado dos años antes. La mencionada crisis financiera, que condujo a la recesión económica, creó nuevas tensiones entre Cataluña y el gobierno central de Madrid.

La situación se agrava por el hecho de que Cataluña paga más al gobierno central que a cambio. La lista de agravios de los catalanes incluye los anticuados sistemas de transporte regional, mientras que la zona capital ha visto una importante inversión realizada en este sector de la economía.

A medida que el auge de los bienes raíces terminó en un colapso a finales de 2008, el país no tuvo más remedio que reducir el gasto gubernamental. La llegada de la austeridad a través de la zona euro al tratar de mantener los déficits presupuestarios nacionales al 3% o menos del PIB (Producto Interno Bruto) golpeó especialmente a España. El país entró en una profunda recesión y el desempleo se disparó, especialmente entre los jóvenes.

Durante estos años, el apoyo a la independencia aumentó de menos del 25% a más del 45%. Hubo ocasiones, en las que las encuestas han indicado un electorado casi dividido sobre el tema. Los políticos locales han sido hábiles en culpar a las autoridades centrales.

El gobierno regional de Cataluña bajo Puigdemont, todavía tiene suficiente apoyo local, para proceder a un referéndum vinculante este año. La coalición pro-independencia, todavía tiene una mayoría en el Parlamento de Cataluña.

Puesto que el gobierno central todavía se niega a permitirlo, un enfrentamiento en la escalada de la crisis es inevitable.

La situación se ha hecho mucho peor, porque a partir del 14 de diciembre el Tribunal Constitucional español ha decidido que un movimiento referéndum es ilegal.

La realidad en 2017, demuestra que el apoyo a la independencia en Cataluña puede haber alcanzado su punto máximo. Esto puede representar un problema para la Generalitat, el gobierno de la región. Como la economía general de España comienza a crecer de nuevo y el desempleo comienza a bajar la ira de los votantes seguirá disminuyendo.

El actual estancamiento ha sido políticamente beneficioso no sólo para aquellos en Cataluña que favorecen la independencia, sino para el gobierno de Rajoy y el partido político que representa. La población de España en general, no apoya más concesiones para los catalanes. Esto ha pagado enormes dividendos a los conservadores de Madrid.

El estancamiento se ha vuelto cansino para un número creciente de electores. Puigdemont ha publicado una lista de 46 puntos de negociación. Aunque en este momento no está dispuesto a renunciar a la idea de un referéndum sobre la independencia.

El Sr. Rajoy tendrá que ofrecer una lista de concesiones para evitar una ruptura permanente con el gobierno en Barcelona.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *