Day Trading Academy

Italia: ¿Será el Próximo en Caer?

La renuncia de este mes de Matteo Renzi, Primer Ministro de Italia, pudo haber terminado el 63º gobierno en 70 años. Su salida fue el resultado de un rechazo de los votantes en un referéndum, para una serie de reformas constitucionales. Los cambios le permitirían promulgar más fácilmente la legislación, que consideró necesaria para ayudar al estancamiento actual de la economía italiana.

El Sr. Renzi se une a las filas de otros líderes europeos, quien ha encontrado que el electorado es cada vez más impaciente con el actual establecimiento político. Quizás el Primer Ministro, imprudentemente, ató su futuro político a un resultado exitoso del referéndum.

El primer ministro David Cameron, había cometido un error táctico similar en el Reino Unido. Cuando los votantes británicos eligieron inesperadamente abandonar la Unión Europea en lo que se ha denominado Brexit, su credibilidad quedó en ruinas. Había invertido demasiado capital político, con la idea de que su país permanecería en el bloque.

A diferencia del Reino Unido, donde los Conservadores permanecerán en el poder, en Italia es improbable que el gobierno de centro a izquierda del primer ministro Renzi sobreviva a más largo plazo.

Las llamas del descontento habían dado al presidente de Francia su propia dosis de realidad, cuando se vio obligado a reconocer a la dirección de su propio partido socialista, que no podría ganar la reelección el próximo año. Se ha convertido en el presidente más impopular en la era de la posguerra.

Una estrella en ascenso en la política francesa es Marine Le Pen, que ahora es una aspirante presidencial en las elecciones de 2017. Su visión es sacar a Francia no sólo de la Eurozona, sino también de la Unión Europea. Como Presidente del Frente Nacional, está haciendo campaña para sacar a la nación de la zona monetaria común y hacia la plena soberanía nacional una vez más.

El Frente Nacional en Francia, como un movimiento nacionalista conservador, ha ido ganando credibilidad después de años de estancamiento económico, niveles impopulares de inmigración y, más recientemente, aumento de la incidencia de actividades terroristas.

A diferencia de otras grandes potencias europeas, Italia no ha sido capaz de construir un aparato político estable. El sistema multipartidista y sus leyes electorales han dificultado que los principales partidos creen una mayoría. Las coaliciones inestables han sido a menudo el resultado.

El actual gobierno del cual Renzi es parte, es sólo uno de cuatro, que duró más de 1.000 días desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Llegó al poder en febrero de 2014.

Su ascenso fue posible cuando organizó un golpe de Estado interno contra los miembros más izquierdistas de su Partido Demócrata. Como resultado, se convirtió en primer ministro en septiembre de 2014.

El primer ministro Renzi necesitaba aprobar una legislación difícil y algo impopular, con el fin de hacer frente a la crisis económica y financiera que Italia experimenta ahora.

El referéndum fue sobre la racionalización del proceso legislativo, a fin de facilitar el paso de estas reformas necesarias. Cambiaría 47 de 139 artículos, en el documento de 68 años.

Habría reducido el Senado italiano por dos tercios (de 315 a 95) y generado mucho más poder en las manos del Primer Ministro. El equilibrio de poder entre el gobierno central y las 20 regiones del país, también habría sido alterado en favor de un mayor control federal. Esto fue una inversión de la devolución, que tuvo lugar hace más de una década.

Si se promulga el Senado se convertiría en un órgano más consultivo, con la mayoría de la legislación que sólo necesita ser aprobada por la cámara baja. Los poderes iguales que ahora comparten, terminaría con el desmantelamiento del bicameralismo.

A pesar de una vigorosa campaña del Primer Ministro Renzi para obtener la aprobación del electorado para estos cambios mediante el uso del referéndum, más del 59% votó en contra.

A raíz de la renuncia de Renzi, el Movimiento Five Star está presionando para las elecciones anticipadas. Este partido conservador y nacionalista, es el mayor partido político de la oposición en Italia.

Al igual que el Frente Nacional en Francia, Five Star quiere proponer un nuevo referéndum. A los votantes se les preguntaría ahora si Italia debería abandonar la zona euro.

Un referéndum exitoso daría inicio a la desintegración de la moneda única y desestabilizaría aún más a la Unión Europea. Esto bien puede ser, el objetivo final del Movimiento Five Star.

El euro ha ido cayendo en valor, desde los resultados del referéndum. Inmediatamente después, se hundió a un nuevo mínimo de dos años. La paridad con el dólar americano se espera ahora en 2017.

Por ahora se creará un gobierno provisional, con la única pregunta real: ¿cuánto tiempo pasará hasta que se celebren otras elecciones generales?

Los expertos políticos ya están analizando el próximo resultado electoral. Aunque muchos, a excepción de un gobierno de coalición fragmentado, que tendrá que luchar de nuevo para aprobar la legislación necesaria, podría haber un resultado alternativo.

Los votantes italianos se están cansando de un sistema bancario afligido, de una deuda insalvable, de salarios estancados, de un alto desempleo y de un bajo crecimiento económico.

Además, muchos italianos tradicionales se sienten abrumados por la migración masiva procedente de África del Norte y del Medio Oriente. Como estado de primera línea, muchos serían inmigrantes que solicitan permanecer en Italia. El flujo interminable de refugiados políticos y económicos, está poniendo una gran presión sobre los servicios sociales dentro del país.

En el último semestre, estos residentes llegarían a 25.000 al mes. Este es el tercer año de la crisis de los inmigrantes y los votantes están cada vez más preocupados, que muchos más de estos recién llegados se verán obligados a permanecer en Italia.

Otros países de la Unión Europea se están cada vez menos dispuestos a aceptar refugiados adicionales. Esto, a su vez, está creando un cuello de botella peligroso en las zonas fronterizas del norte de Italia, ya que los migrantes son devueltos por los países vecinos.

El desempleo se ha mantenido entre 11,4% y 11,7% durante los últimos 15 meses. El descenso del desempleo juvenil hasta el 36,4%, no hizo mucho para tranquilizar a los votantes italianos, a pesar de estar en el nivel más bajo desde 2012.

La deuda del gobierno italiano con el PIB (Producto Interno Bruto) se situó en 132,7% en 2015.

La continuidad de la adhesión a la Eurozona promete mucho más austeridad, ya que es la única forma de lidiar con una deuda a largo plazo fuera de control. Esto significará un menor gasto de los consumidores y del gobierno. También se traducirá en un menor crecimiento económico general.

Los préstamos bancarios no pagados se sitúan en la actualidad cerca de 990 millones de euros en el bloque, lo que equivale a 1055,36 dólares (dólares estadounidenses). El Banco de Italia confirma que más de un tercio de este importe se debe a los bancos italianos. Las estimaciones lo elevan a 360 mil millones de euros.

La inestabilidad política y la creciente insolvencia del sector bancario italiano, está llevando al temor de que los costos de los préstamos aumenten en consecuencia. Esto cerrará totalmente cualquier esperanza de una recuperación económica a corto plazo, para la tercera economía más grande de la zona euro.

Con el fin de estabilizar temporalmente la situación, el BCE (Banco Central Europeo) ya ha anunciado que está listo para aumentar las compras de bonos del Estado italiano. Las autoridades bancarias harán todo lo posible para neutralizar los efectos negativos del referéndum.

El temor es el mayor rendimiento de la deuda soberana. Esto por supuesto, empujará al gobierno italiano cada vez más cerca de la bancarrota. El gobierno tendrá dificultades para pagar la deuda, que se hará más costosa, ya que la situación financiera continúa deteriorándose.

Los bancos en Italia están luchando bajo la carga de préstamos incobrables y oportunidades limitadas para obtener beneficios, en un entorno de tasas de interés negativas.

Incluso hay informes de que Italia puede recibir ayuda financiera del Mecanismo Europeo de Estabilidad, en un esfuerzo por reforzar los bancos nacionales.

Aunque las normas de la zona del euro prohíben específicamente el rescate gubernamental de los bancos nacionales, el gobierno italiano puede intentar otras medidas.

El Tesoro ya ha anunciado que si el esfuerzo para recaudar fondos privados en Monte dei Paschi di Siena por ejemplo fracasa, habrá algún tipo de recapitalización.

La institución anteriormente mencionada fue fundada en 1472, y se enumera como el banco superviviente más antiguo del mundo. Sigue siendo el 3er banco comercial y minorista más grande de Italia. El gobierno no puede permitir que el banco se derrumbe.

El BCE ha rechazado ya una oferta por el banco, por el tiempo adicional para levantar el capital entre inversionistas privados.

En el peor de los casos, el gobierno italiano puede incluso nacionalizar algunos de los bancos como último recurso.

Manfred Weber, lidera el principal grupo conservador del Parlamento Europeo, ha señalado la creciente popularidad entre los votantes italianos del Movimiento Five Star y la Liga Norte anti-inmigrante como un factor que contribuye a una mayor inestabilidad política en Italia y la Unión Europea.

La situación en Italia, da esperanza a movimientos similares en otros países, tanto dentro de la zona euro como de la Unión Europea en general.

Mientras tanto, el presidente italiano, Sergio Mattarella, ha pedido al ministro de Relaciones Exteriores, Paolo Gentiloni, que cree un nuevo gobierno. Estos últimos necesitarán tiempo para nombrar un gabinete y luego sobrevivir a un voto de confianza en el Parlamento.

No hay duda de que es probable que haya elecciones en abril o mayo del próximo año. En ese momento, los votantes italianos determinarán si su paciencia se ha agotado con el establecimiento en su forma actual. Para los que actualmente están en el poder, muchos ciudadanos ya han decidido.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *