Day Trading Academy

La canciller Merkel Reina en Alemania y en Europa

Angela Merkel ha sido canciller de Alemania desde 2005. En septiembre de 2017, será su cuarto mandato. A pesar de una serie de decisiones políticas impopulares en los últimos años, se ha convertido en un líder indispensable para su partido y Alemania. Sus perspicaces perspectivas sobre algunos de los asuntos más importantes que enfrentan su país y Europa, sólo han añadido a su posición política casi incuestionable.

La señora Merkel se convirtió en la jefa política de la Unión Demócrata Cristiana (CSU) en 1998. Con el paso de los años, ha movido con habilidad al partido más cerca del centro, lo que le ha permitido mantener el poder. Ella ha incorporado con éxito muchos asuntos de centro y de izquierda, que han sido populares con el electorado.

Su posición sobre las energías renovables es un ejemplo. Se está moviendo para cerrar las últimas centrales nucleares en Alemania y ha apoyado firmemente, el empuje nacional para fuentes alternativas de energía. Bajo su tiempo en el cargo, los alemanes se han convertido en líderes mundiales en energía solar y eólica. El país obtiene más energía de fuentes alternativas de poder en más del 30%, que en cualquier otra nación importante del mundo.

La era Merkel está proyectando una larga sombra sobre los asuntos de la Unión Europea. Se ha vuelto casi imposible proponer una nueva política sin la aprobación o al menos la aceptación de la canciller alemán.

Su poder se basa en dos explicaciones fundamentales. Una es su obvia duración. Ha estado en el poder, mucho más tiempo que cualquier otro líder occidental. El segundo es el creciente poder económico y financiero de Alemania.

El conservadurismo fiscal de Alemania durante la última década y más, ha pagado enormes dividendos por la influencia alemana en la zona euro. Ha permitido a Merkel una mayor flexibilidad, al utilizar el dinero como parte de su táctica de negociación.

La acumulación constante de reservas de divisas que se mantienen cerca de $ 200 mil millones de dólares (dólares de los Estados Unidos) sobre una base anual, se ha hecho posible mediante el funcionamiento de superávits comerciales sin fin. Estos se sitúan en el 8,9% del PIB (Producto Interno Bruto). El límite superior recomendado por la Comisión Europea es del 6%.

El superávit de la cuenta corriente alemana, alcanzó otro récord en 2016, más de $ 300 mil millones de dólares. El país ha superado de nuevo a China, permitiendo a Alemania mantener el récord mundial por otro año.

Estos crecientes excesos han aumentado la consternación de los socios comerciales y del FMI (Fondo Monetario Internacional). Alemania está bajo una acelerada presión para elevar la demanda interna y las importaciones, para equilibrar los desequilibrios de la zona euro y del comercio mundial.

La canciller Merkel ha desviado algunas de las críticas más recientemente, al introducir un salario mínimo nacional en 2015. El año pasado hubo un aumento correspondiente en los derechos a pensión. Estas acciones, en su opinión, proporcionan suficientes pasos para impulsar la demanda interna global.

Merkel también presentó un aumento del gasto en carreteras, infraestructura digital y, por supuesto, costos adicionales asociados con los migrantes.

Sin embargo, se negó a comprometerse en un tema en particular. Esto se refería al gasto total del gobierno. A diferencia de otros países importantes de Europa, Merkel ha equilibrado el presupuesto federal, lo que le da mucha más flexibilidad en el tratamiento de los problemas financieros.

Parte del éxito político de Merkel, ha sido la paciencia firme que ha exhibido durante las grandes crisis. Este es un valor alemán de calidad en sus líderes. El comportamiento tranquilo y predecible de la Canciller, ha sido a menudo apreciado por los líderes políticos de toda Europa.

La creciente influencia de la canciller Merkel en el escenario mundial continúa creciendo. Es muy contundente decir que ella fue la última líder extranjera que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama llamó, antes de dejar el cargo en enero de 2017.

En el extremo opuesto, es la perspectiva del Presidente de Rusia. Vladimir Putin considera a Merkel como una persona peligrosa. Ella sola en Europa, tuvo la postura de empujar hacia atrás contra su anexión de Crimea y la intervención en el este de Ucrania. Merkel reconoce que cambiar las fronteras políticas de Europa por la fuerza es algo a lo que hay que oponerse enérgicamente.

El presidente ruso y el mundo fueron capaces de vislumbrar el personaje de Merkel en 2007.

En la residencia de verano de Putin, el líder ruso sabiendo que Merkel tenía miedo de los perros grandes, permitió en su sala de reuniones a un Labrador negro. Ella permaneció increíblemente tranquila e incluso forzó una sonrisa. Ella mantuvo este comportamiento mientras el perro se movía por la habitación y finalmente descansaba a sus pies.

En ese momento, ella no atacó a Putin. En su lugar, utilizó su ingenio para decir a la prensa alemana más tarde, que sólo los tipos inseguros recurrían a tales tácticas. Añadió que esto es como uno puede descubrir sus vulnerabilidades.

El fracaso de Putin para reconocer su fuerza, llevó a su error de cálculo a partir de Crimea. Su anterior aventura extranjera en el Cáucaso, terminó con un ataque ruso a gran escala y la derrota del pequeño país de Georgia. Fue aquí en 2008, que Merkel fue capaz de ver lo que Rusia bajo el control de Putin, era capaz de hacer.

Cuando el líder ruso tomó su siguiente movimiento expansionista en Ucrania, estaba decidida a resistir. El pretexto para la invasión fue la expulsión del entonces presidente ruso, Viktor Yanukovich, tras meses de protestas y manifestaciones.

Rusia había sido uno de los firmantes del Memorando de Budapest en 1994. El acuerdo había garantizado las fronteras y la soberanía de Ucrania. A cambio, Ucrania entregará su caché de armas atómicas y firmará el Tratado de No Proliferación Nuclear.

La toma de Crimea y la anexión del territorio en marzo de 2014 por Rusia, revestiría a Merkel en la acción. A medida que los líderes europeos todavía se recuperaban de estos acontecimientos, los separatistas rusos respaldados en el este de Ucrania comenzaron a apoderarse de ciudades y pueblos.

Las fuerzas ucranianas fueron entonces a la ofensiva y estaban a punto de recuperar estos territorios orientales en agosto. Entonces los refuerzos rusos de la frontera entraron en la batalla. Detuvieron a las fuerzas de Ucrania y luego comenzaron a empujarlos más atrás. Un cese al fuego conocido como Minsk 1 falló y, para enero de 2015, parecía que una guerra a gran escala era inevitable.

El hecho de que Rusia ignorara sus obligaciones contractuales anteriores, hizo que Merkel estuviera aún más decidida a exigirles cuentas.

Temiendo una guerra total entre Rusia y Ucrania, la canciller Merkel intervino con el presidente Francois Hollande de Francia. Juntos arreglaron lo que se ha conocido como Minsk II. Aunque los términos del acuerdo se han estancado, ha impedido una guerra mucho más amplia. Se evitó el rebasamiento del país por parte de las fuerzas rusas. Una Ucrania independiente sobrevive.

No es el mejor resultado, pero lo mejor que se podría arreglar por la fuerza de las armas rusas en la región. La implementación total del acuerdo sigue siendo poco probable. Ucrania y sus aliados en Occidente quieren un verdadero alto al fuego a la lucha, antes de que haya compromisos políticos.

Los rusos por su parte, siguen acusando a los ucranianos de no proporcionar las reformas políticas. El gobierno de Ucrania sabe dar en las demandas rusas, en realidad permitirá a Putin vetar el poder sobre sus asuntos internos. Además, obstaculizará cualquier iniciativa adicional de Ucrania hacia una mayor integración económica y política con la Unión Europea.

Merkel presionó firmemente las sanciones contra Rusia por sus movimientos agresivos. Estos consisten en medidas diplomáticas, congelación de activos y prohibición de visas. Hay otras prohibiciones relativas a la banca, la energía, la defensa y las transferencias generales de tecnología. En conjunto, las disposiciones han tenido un impacto negativo en la economía rusa en general.

El Canciller alemán insiste en que las sanciones permanezcan en vigor, mientras Rusia permanezca ilegalmente en posesión de Crimea y continúe interfiriendo en el resto de Ucrania.

La canciller Merkel también puede criticar las políticas adoptadas por los aliados. Aunque no ha respondido personalmente a la crítica de su política de refugiados, Merkel finalmente se hizo pública cuando consideró que un derecho vital de los exiliados estaba en riesgo. Incluso dio el paso de recordar al nuevo presidente estadounidense Donald Trump, del derecho internacional de los refugiados al asilo político, como parte de los Convenios de Ginebra.

Sabiendo que el gobierno de Estados Unidos bajo el presidente Trump, criticará que Alemania no ha cumplido el compromiso con la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) de gastar el 2% del PIB en el ejército, ya ha indicado que Alemania gastará más en defensa.

Ella no es conocida por la fanfarronería y vociferar de los logros. Merkel posee una serie de importantes éxitos en materia de seguridad y extranjería. Se lograron mediante negociaciones de compromiso y difíciles. La crisis del euro, la crisis de la deuda soberana y el acuerdo con Turquía sobre los refugiados son excelentes ejemplos.

El acuerdo posterior de 2016 con Turquía, redujo sustancialmente, el número de migrantes que venían a Europa y Alemania en particular. Aunque el acuerdo de refugiados sigue en peligro, debido a las crecientes tensiones entre Turquía y Europa, ha proporcionado a este último más tiempo para tratar de abordar esta cuestión irritante.

La última queja de funcionarios turcos es que tanto Grecia como Alemania albergan fugitivos. Éstos serían individuos que Turquía afirma, estuvieron involucrados en el intento de golpe en julio pasado. La canciller Merkel ya ha llegado, para reunirse con el presidente turco Erdogan para discutir el asunto.

El acuerdo original exigía que Turquía bloqueara el flujo de refugiados a través de su frontera hacia Europa, a cambio de ayuda en efectivo. La flexibilización de los requisitos de visado para los ciudadanos turcos que viajan a la Unión Europea, también formó parte del acuerdo.

Se mencionó también una discusión para reanudar la aplicación de Turquía en su adhesión a la Unión Europea, pero Erdogan debe saber que hay muy pocas posibilidades reales de que eso ocurra en el clima político actual.

La crisis de la deuda soberana europea comenzó cerca de finales de 2009. Algunas de las causas contribuyentes, además del gasto derrochador de muchos países individuales, fueron la Crisis Financiera de 2007 y 2008 y la Gran Recesión de 2008 a 2012. Estos eventos fueron entrelazados Por una crisis del mercado inmobiliario, con sus orígenes viniendo de una burbuja inmobiliaria en gran medida no regulada.

Europa en turbulencia económica y financiera, vio a varias naciones incapaces de pagar o refinanciar su deuda pública. Los peores casos de este problema fueron en los países de Grecia, Chipre, Islandia, Irlanda, Portugal y España. Con la excepción de Islandia, todos eran miembros de la zona euro.

Los citados estados miembros, también estaban experimentando problemas para mantener sus bancos solventes. Se hizo necesario para el Banco Central Europeo (BCE), el FMI y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). Este último se creó específicamente en 2010, para ayudar a aliviar la crisis de la deuda.

En 2009, Grecia finalmente reveló que el gobierno anterior había falseado totalmente el déficit presupuestario nacional. Estos niveles de deuda más altos de lo esperado analizaron la confianza de los inversionistas. Esto dio lugar a spreads de bonos aumentando a tasas completamente insostenibles. La quiebra surgió para varios países europeos que usaban el euro.

El papel estratégico desempeñado por la canciller Merkel durante todas estas crisis, no puede ser plenamente apreciado por el observador casual. Aunque estaba más que dispuesta a que Alemania y las instituciones financieras de Europa prestaran asistencia, Merkel se mostró inflexible en cuanto a que estas naciones avanzaran con reformas económicas.

Aunque estos países estuvieran dispuestos a aceptar la ayuda ofrecida, a menudo se resentían con las medidas de austeridad que le acompañaban. A su favor, para quienes ven el peligro en las acumulaciones de deuda, insiste en que las naciones de la zona euro mantienen sus déficits presupuestarios anuales al 3% del PIB o más bajos.

Su insistencia en la austeridad ha funcionado hasta ahora. Aunque la política está en oposición a muchos economistas, instituciones internacionales y muchos líderes extranjeros, sigue inmóvil. Merkel sigue creyendo que los países de Europa deben aprender a vivir dentro de sus posibilidades.

La canciller Merkel ha disfrutado de una aprobación pública relativamente alta durante sus tres mandatos en el cargo. Su único gran error no fue darse cuenta del caos que se produciría después de su decisión de aceptar abiertamente el número masivo de refugiados procedentes de Oriente Medio y África del Norte.

Un récord de 1,3 millones de refugiados llegó en 2015, lo que fue el doble del año anterior. El ritmo sólo se reduciría en 2016, después del acuerdo de inmigrantes con Turquía.

La fatídica decisión que el Canciller hizo, afectó a toda Europa no sólo a Alemania. Su propio país aceptaría más de 1 millón de refugiados en 2015 solamente. Esto fue 5 veces más de lo que había llegado en 2014.

En septiembre de 2016, la canciller Merkel finalmente se disculparía ante el pueblo alemán por su manejo de la crisis de refugiados. Todavía no cree que la decisión haya sido errónea, sólo que su gobierno podría haber estado mejor preparado para el gran número de migrantes. En su opinión, era tanto lo moral como lo legal.

A medida que el número de migrantes se ha desacelerado considerablemente y el gobierno alemán recupera el control de la situación, sus encuestas nacionales han revivido algo. Sin embargo, por primera vez en años, su futuro político ya no está asegurado. Sus opositores políticos continúan recordando a los votantes las consecuencias desafortunadas, su mal aconsejada política ha traído a la nación.

Su partido conservador del CDU sigue siendo el partido político más grande, pero todavía no puede formar un gobierno por su propia cuenta. En una reciente encuesta, el candidato socialista (SPD) Martin Schulz está por delante de Merkel en un 16%. Sin embargo, los alemanes no eligen directamente al canciller, sino al partido que representan.

Merkel reconoce la grandeza de Konrad Adenauer, en la fundación de la Alemania moderna después del final de la Segunda Guerra Mundial. Permanecería Canciller durante 13 años. La grandeza de Helmut Kohl al contribuir al final de la Guerra Fría y la reunificación de Alemania ha sido identificada por ella, como uno de los logros supremos de su antiguo mentor.

Si Merkel gana las siguientes elecciones generales a finales de este año y sirve su cuarto mandato, su tiempo en el cargo será igual al de Helmut Kohl, con un improbable de 16 años. Algunos han especulado que este próximo período permitirá a Merkel consolidar su legado y le dará el tiempo para hacer frente a la crisis de los refugiados.

La astucia de la canciller Merkel, es reconocer cuándo empujar y cuándo comprometer. Su capacidad de mantener sus emociones bajo control, le proporcionan una clara ventaja en las negociaciones molestas. La determinación de acero, le ha permitido perseverar en muchos momentos difíciles. Ella necesitará estos instintos políticos sanos en el año difícil por delante.

Mientras tanto, la canciller Merkel sigue siendo un símbolo fuerte de orden y estabilidad para Alemania. Su poder e influencia en Europa es inigualable.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *