Day Trading Academy

El Colapso de la Unión Europea: Crecientes Fracturas

La Unión Europea se fundó con bombos y platillos en 1993, con la firma del Tratado de Maastricht. Se han producido cambios dramáticos en el continente desde este acontecimiento trascendental. Tanto las fuerzas económicas y políticas han descendido en Europa, que ahora amenazan con deshacer la unidad que se logró hace más de dos décadas.

Con la adhesión de Croacia en 2013, el número de naciones dentro del bloque se hinchó a 28. Los inversores se han vuelto cada vez más preocupados por la dirección en la que la Unión Europea ha emprendido en los últimos años.

En medio de las dificultades de montaje, muchas naciones dentro del bloque están confiando en los reflejos nacionales como la Unión Europea (UE) parece incapaz de responder. Una crisis sigue a otro, como la burocracia dentro de la coalición sigue siendo insuficiente, para enfrentar los problemas que amenazan con desbaratar la cohesión del pasado.

Lo mismo puede decirse de la zona euro más unida, que consiste en 19 de los 28 miembros de la Unión Europea. Estos países han adoptado una moneda común conocido como el euro. Aunque se han producido enormes beneficios en tener una política monetaria determinada por un banco central, la gran divergencia en las políticas fiscales y los niveles de deuda de los distintos países de la zona han creado inestabilidad financiera.

El crecimiento económico sigue siendo pésimo en la Unión Europea y, peor aún dentro de la zona euro, a tan sólo un 1,6% en 2015. A pesar de las tasas de interés en mínimos históricos, la flexibilización cuantitativa sin fin y la compra de bonos del gobierno, la economía permanece estancada. El Banco Central Europeo (BCE) ya está listo para empezar a comprar bonos corporativos también.

Una de las primeras grietas fue la crisis de la deuda en Grecia. Las medidas a medias y los esfuerzos realizados hasta la fecha, únicamente papel sobre lo obvio. La economía de esta nación periferia está en quiebra. Peor aún, el electorado griego se niega a reconocer la irresponsabilidad de los gobiernos anteriores, al interponer el presente ruina financiera sobre la nación.

Los votantes de Grecia volvieron al gobierno conservador a principios de 2015. La razón era principalmente que ya habían cansado de austeridad. La restricción financiera se ha puesto en marcha durante el año 2011, ya que el precio de otro rescate. La UE y el Fondo Monetario Internacional en el momento negaron préstamos adicionales, a menos que el gobierno griego aprobó una serie de medidas que traerían el gasto nacional y la deuda bajo control.

El Parlamento griego aceptó y procedió a aprobar una ley que aumentó los impuestos, y dispuso recortes en el gasto público. Estas reducciones sería doloroso porque no habría disminuciones en las nóminas a nivel de gobierno, así como la disminución de los beneficios para los jubilados. También se inició el proceso de más privatización y las reformas del mercado de trabajo.

Después de una profunda recesión, la economía nacional comenzó a dar la vuelta en 2014. Se veía como el país se había resistido lo peor, cuando los votantes enojados decidieron votar por el partido de izquierda Syriza dirigido por el atractivo y carismático Alex Tsipras. Vendió la población griega una fantasía. Es decir, que no tendrían que pagar por su extravagancia pasado. Como su líder, se ponía de pie a los acreedores europeos y del FMI y los obligan a ser lo que se refiere, como más razonable.

Al final, Grecia se vio obligado a volver a la austeridad ya que el precio para un tercer rescate. Una segunda elección en septiembre de 2015, hizo poco para cambiar esta realidad tampoco. Primer Ministro Tsipras fue votado de nuevo en la oficina, pero los acreedores griegos se mantuvo firme, que los préstamos previos necesarios para proceder a la devolución. Todo lo que se consigue realmente, era un descarrilamiento en la recuperación económica griega, debido a la incertidumbre política.

Hubo manifestaciones de protesta y propaganda anti-alemana, que culpaban al país que había proporcionado la mayor parte de la ayuda financiera. manifestantes griegos criticaron Alemania por los problemas económicos del país e incluso plantearon la invasión de Grecia, por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Se insiste en que el gobierno en Berlín, tenía la responsabilidad de cancelar pasivos griegos como parte de un paquete de reparaciones.

Las manifestaciones griegas enfurecieron al público alemán y obligaron al gobierno a endurecer su determinación, que Grecia no se le permitiría abandonar las obligaciones de deuda. Aunque el FMI ha recomendado que gran parte de la deuda griega será perdonado, ya que el coste de una mayor participación, la mayor parte de los acreedores en Europa se oponen a esta solicitud. la deuda griega como porcentaje del PIB (Producto Interno Bruto) para pasó de 103.1% en 2007 a un máximo de 180,1% en 2014.

Si Grecia no era parte de la Unión Europea y la zona euro, o si el país decidió abandonar el bloque, el primer resultado sería un incumplimiento de su deuda, tanto el FMI y los acreedores europeos. La antigua moneda dracma, volvería. Una devaluación pronto seguiría. Esto haría que las exportaciones griegas más competitivo y vacaciones en Grecia, mucho más asequible para los turistas.

La impresión de dinero para cubrir los gastos del gobierno causaría inflación y hacer que las importaciones mucho más caro. Habría un reequilibrio. Aunque dolorosa, con los ahorros de muchos ciudadanos griegos en vías de desaparición, la economía sería entonces comenzar a recuperarse.

La crisis de la deuda soberana que siguió a la gran recesión de 2008 y 2009, no se limitó a Grecia solo. Las naciones de Italia y Portugal, ambos tenían su turno para hacer frente a los gastos públicos, que ya no eran sostenibles en un entorno de recesión. El endeudamiento excesivo de los gobiernos irresponsables y poco aconsejable largo de los años precedentes, permitió la relación deuda-PIB de ampliar enormemente.

Italia, el tercero mayor economía de la zona euro, vio saltar de la deuda pública de 99,7% en 2007 a más de 123% en el año 2012. Desde el año pasado, ha aumentado aún más al 132,7%. La economía que siguió contrayéndose hasta el 2013 y el 2014 finalmente está comenzando a crecer de nuevo, pero a un ritmo aletargado de sólo 1%.

Portugal casi duplicó la tasa de la deuda pública en tan sólo siete años. La cantidad pasó de 68,4% en 2007, alcance un máximo de 130,2% en 2014. La economía finalmente ha vuelto a crecer, pero la tasa se mantiene por debajo del 1% anual. La escasa expansión está siendo impulsado por el consumo del hogar, no a través de las exportaciones o inversiones adicionales.

Hasta Francia está teniendo dificultades para mantenerse dentro de la acordada del 3% de déficit presupuestario del PIB, con el gasto en prestaciones creciente en una economía en desaceleración. Todos los países miembros de la zona euro habían acordado este objetivo, como una manera de combatir el rápido aumento de la deuda. El crecimiento en Francia se mantiene en bajo índice de sólo el 1,3%. La deuda pública como porcentaje del PIB, ya supera el 96% y se está expandiendo.

El desempleo en toda Europa alcanzó rápidamente los niveles de dos dígitos, a raíz de la llegada de la gran recesión. el desempleo juvenil ratcheted hasta niveles no vistos antes, desde la Gran Depresión de la década de 1930. Esta estadística fuera de Alemania, sigue siendo obstinadamente elevado en casi toda Europa.

A medida que la economía empeoró, Grecia, Irlanda y Portugal cada terminaron encima de necesitar un rescate de su sistema bancario. Más tarde se irían seguidas de España. El sector bancario sigue siendo inestable en varios países europeos.

Irlanda también experimentó un aumento drástico de la deuda pública y el PIB, la explosión de un total de 23,9% en 2007 al 120% para el año 2012. Desde entonces, se ha empezado a caer de nuevo, y se anunciaba el 93,8% el año pasado.

El crecimiento en Irlanda a diferencia de la mayor parte de Europa, ha regresado con fuerza, con una expansión de 7,8% en 2015. Condujo la Unión Europea, ya que la economía de más rápida expansión en el 2014 también. Gran parte de este crecimiento estelar es el resultado de la inversión extranjera, en particular la de los Estados Unidos. Hubo un salto de 28,2% en el gasto de inversión, en 2015 solo.

Un recalentado y la posterior caída del mercado inmobiliario en España, obligó al país a convertirse en el cuarto país de la zona euro para requerir una inyección de dinero, para evitar un colapso del sector bancario. La zona euro proporcionó 100 millones de euros, el equivalente a $ 125 mil millones de dólares (dólar estadounidense) para el mercado financiero español solo.

Los precios de la vivienda en España ha aumentado un 44%, de 2004 a 2008. Desde entonces, han disminuido en un tercio y sólo ahora, recuperándose lentamente. La economía que había crecido una media del 3,7% durante el período de 1999 a 2007, comenzando la reducción de un 1% al año hasta mediados del 2013. Esto es cuando el crecimiento finalmente regresó.

La economía española se está expandiendo a un ritmo anual del 3,4%, pero no se ha hecho mucha diferencia en la punishingly alta tasa de desempleo, que es del 21%. Sigue siendo el más alto de la Unión Europea. el desempleo juvenil tras alcanzar un máximo en 55.90% en 2013, sólo ha bajado a 45% en 2016.

Es esta realidad, que está alimentando la ruptura del sistema de dos partidos en España y es la razón por la que sólo ha habido un gobierno de transición, desde el pasado mes de diciembre. El rey ha llamado a nuevas elecciones el 26 de junio, para tratar de romper el punto muerto.

Como se ha mencionado, hay un número creciente de votantes en los distintos países que han indicado que salir de la zona euro e incluso la Unión Europea podría ser un mejor camino a seguir, para hacer frente a la deuda soberana de trituración y la austeridad resultante.

La respuesta común de Europa para cuestiones de política exterior ha sido tibia en el mejor, si se trata de la subida de ISIS (Estado Islámico de Irak y Siria), por ejemplo, o el resurgimiento de la destreza militar de Rusia. Dado que es difícil para los 28 países de la Unión Europea se pongan de acuerdo sobre una estrategia unificada para hacer frente a una crisis, la mayoría de los planes de acción son aguadas y bastante poco entusiasta.

La crisis de refugiados llegó a Europa como un maremoto. Una de las características de la Unión Europea ha sido el Acuerdo de Schengen. Firmado en 1985, que en su mayoría abolió control fronterizo y controles entre los países miembros. La libre circulación de bienes, ideas y personas que no sobrevivió a la llegada de cerca de 2 millones de refugiados procedentes de Oriente Medio y África en 2014 y 2015. El diluvio aunque algo amainó, ha continuado en este año.

Aunque por el momento, la mayoría son verdaderos refugiados escapan de la violencia y la guerra en Siria, Irak y Afganistán, hay muchos migrantes económicos. Estos están llegando en su mayoría de Albania, Eritrea, Irán, Kosovo, Nigeria, Pakistán y Ucrania. Sin embargo, en muchos casos es difícil determinar de inmediato, en el que existe la opresión y el abuso de los derechos civiles en varios de estos países.

Es sólo en Albania y Kosovo tanto en el sureste de Europa, es posible cuando resulta evidente que la motivación para el norte y el oeste en movimiento es principalmente económica. Estos migrantes son susceptibles de ser devueltos a su país de origen, después de la elaboración y el examen de sus solicitudes de asilo.

La mayor parte de los refugiados más de un millón hasta la fecha, han llegado a Alemania, debido a varias razones. La primera sería que es la principal economía y la nación más rica de la UE. El segundo racional, es que tiene una de las tasas más bajas de desempleo en el bloque en el 4,2%. Otro factor fue la bienvenida que se extendió un poco de ingenuidad, por la canciller alemana, Angela Merkel. En 2015, más de 476.000 solicitaron asilo allí.

Lo que siguió fue el cierre de la frontera en varias ubicaciones. Hungría, que tomó en los solicitantes de asilo en el segundo más alto 177.100, cerró su frontera con Croacia a partir de octubre de 2015, en un intento de detener el flujo. Más tarde, Croacia, Macedonia y Eslovenia, a su vez cerrar sus fronteras. Esto ahora ha bloqueado la ruta a través de los Balcanes, atrapando a muchos refugiados en Grecia.

Las tensiones han ido en aumento en Europa, especialmente en aquellos países que están en el frente de batalla en la recepción de los migrantes. Esos serían Grecia, Hungría e Italia. Los planes para reubicar algunas de las llegadas, han sido sólo un éxito parcial. Hay un número creciente de países de la UE que se han negado a absorber más refugiados y son cada vez más selectiva, en la que los van a admitir. Por ejemplo, en Polonia, el gobierno ha anunciado que aceptarán sólo las familias cristianas para el reasentamiento.

La UE y Turquía están tratando de avanzar, con el acuerdo de volver a los refugiados de Grecia a suelo turco. Grecia está gastando una gran cantidad de dinero determinada por los acreedores europeos, para proporcionar a la enorme cantidad de migrantes que se encuentran en el país, con más siguen llegando. La canciller Merkel viajó a Turquía en abril de este año, en un intento de consolidar un entendimiento con el gobierno turco.

Un elemento clave de la operación, es permitir viajar sin visado para los ciudadanos de Turquía en la Unión Europea. También existe la promesa de la vía rápida la aplicación de admisión de Turquía en la UE. El país aplicó originalmente para ser miembro en 1987. A cambio, Turquía ha acordado adoptar muchos de los refugiados de vuelta.

Los europeos también han prometido miles de millones en ayuda económica también. El acuerdo completo todavía puede ser descarrilado como presidente turco Erdogan ha intensificado sus demandas y se está convirtiendo cada vez más autoritario, dentro de su propio país. Además, las 72 condiciones establecidas por la UE para la admisión de Turquía, parece improbable en este momento. Una modificación en polémicas leyes antiterroristas de Turquía también parece poco probable.

Teniendo en cuenta que la principal prioridad de Erdogan está asegurando su poder a nivel nacional, la seguridad interior es mucho más importante para él en este momento, que la exención de visado en Europa de los ciudadanos turcos. La gran minoría kurda en la parte sureste del país, sigue siendo problemático para la consolidación del poder del presidente Erdogan.

El auge del terrorismo en Europa sobre todo los últimos incidentes en Bélgica y Francia, han puesto una presión adicional sobre las fronteras y los viajes de puertas abiertas para los ciudadanos y los migrantes que residen en la UE. Más países están considerando la reconstitución de los controles en los principales cruces, en respuesta a las amenazas terroristas y los movimientos de refugiados.

Bélgica volvió a introducir controles en las fronteras con Francia, en febrero de este año. Esta fue una respuesta a la cuestión de los migrantes que pueden provenir de los campos de refugiados franceses. Uno de estos campamentos en Calais, de los migrantes que deseen ir al Reino Unido, es de un interés particular para las autoridades belgas.

Macedonia solicitó el ingreso en la Unión Europea en 2004. Montenegro seguiría en 2008. Albania, Islandia y Serbia sería presentar una solicitud en 2009. Bosnia-Herzegovina y Kosovo también han mostrado interés en ser miembros. Después de una gran expansión en la primera década del siglo 21, hay muchos líderes dentro del bloque, que ahora cuestionan si la expansión tiene sentido por más tiempo.

Los costos y pasivos implicados en la ampliación de la Unión Europea se discuten a menudo en las capitales europeas. Muchos funcionarios están de acuerdo en que una serie de países de Europa del Este, en particular Bulgaria y Rumanía, por ejemplo, no eran realmente listos cuando fueron admitidos en el año 2007. La corrupción generalizada sigue siendo un problema en los dos países.

La ansiedad por más trabajadores migrantes y los grandes costes de desarrollo han llevado a una especie de fatiga de la ampliación, entre muchas autoridades europeas. Es otra señal de que la UE está en problemas. La energía que existía previamente para una mayor expansión y el progreso, se ha disipado en gran medida.

Esto conduce a otra crisis de la Unión Europea. ¿Cómo mantener la composición actual intacta? El voto Brexit próximo, es decir, si el Reino Unido seguirá siendo parte del bloque, ahora es crucial. Aparte de los costos económicos y políticos, las consecuencias de salir de la UE en una votación sí, serían desastrosas para el futuro de la Unión Europea en su conjunto.

El Reino Unido es la quinta economía nacional más grande en el mundo y el segundo más grande de la Unión Europea. El país tiene la economía de más rápido crecimiento entre el G-7, es decir, las siete mayores economías avanzadas del mundo. El crecimiento en el 1er trimestre de 2016 fue del 2,1%. A partir de 2014, el Reino Unido fue el noveno mayor exportador a nivel mundial y el quinto mayor importador.

El Reino Unido posee el segundo más grande de la inversión directa extranjera hacia el interior y el segundo mayor stock de salida de inversión extranjera. Esto le da al país una de las economías más internacional del mundo. La pérdida de esta influencia y el poder de la Unión Europea a través de un Brexit, no puede ser subestimada.

Si el Reino Unido no se retire de la Unión Europea para el logro de su propia soberanía, la demanda de referendos similares en otras naciones dentro del bloque es inevitable. La relación especial que el país ya tenía con la unión más grande, ya va a ser demandado en otro lugar. Habrá también el comienzo de un movimiento para la renegociación, como naciones que desean permanecer dentro de la Unión Europea, es necesario refundir que el parentesco. Otros se procederá con el proceso de retracción económica y política, que finalmente conducirá a una desunión más y desintegración de la Unión Europea más grande.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *