Day Trading Academy

Colombia: ¿Será el Fin de una Guerra Civil?

Después de 52 años, la guerra civil que ha envuelto a Colombia puede llegar a su fin. El largo conflicto de décadas ha conducido a la muerte de unos 220.000 habitantes y provocado el desplazamiento de cerca de siete millones de ciudadanos. En un tiempo, los insurgentes controlan casi un tercio del país. Fuera de las pérdidas individuales, el costo para el país en general, ha sido enorme, tanto económica como políticamente.

Los 48,5 millones de habitantes de Colombia se han cansado de la guerra. Existe un creciente apoyo a una solución al conflicto en curso. Las personas que viven en la zona de guerra, sobre todo en las zonas remotas del campo, se han cansado de la continua violencia.

La guerra civil de Colombia, es la insurgencia en curso más largo de Latinoamérica. Se llegó a un acuerdo final el 24 de agosto, después de cuatro años de conversaciones en La Habana, Cuba. La tregua oficial entró en vigor el 29 de agosto, fecha en que el gobierno dejó oficialmente la acción militar.

El gobierno de Colombia también le gustaría lograr un acuerdo de paz. El PIB (Producto Interno Bruto) se desaceleró en el segundo trimestre a un 2,0% año tras año. Esto se redujo desde el 2,5% en el primer trimestre y es la expansión económica más lenta en años. Esto está tomando un peaje en el apoyo público a la actual dirección.

El PIB para la cuarta mayor economía de América Latina, se ha reducido de $380.19 mil millones de dólares (dólares estadounidenses) en 2013 a $292,08 mil millones de dólares en 2015.

El PIB per cápita a partir del año pasado fue de $7,447.78 USD. Esto es el equivalente a $12,446.56 USD en PPA (paridad del poder adquisitivo).

La inflación alcanzó una tasa anual de 9% en el mes de julio y el déficit fiscal es creciente. El desempleo se mantuvo justo por debajo del 9%, en el segundo trimestre de 2016. Esto es un poco menos que el 10%, al comienzo del año.

La mayor parte de la violencia que ya habían desaparecido, cuando las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) habían declarado un alto el fuego unilateral de nuevo en 2015. Sólo cuatro personas han muerto en el último año.

El grupo guerrillero que se inclina de izquierda, es el ala militar del Partido Comunista de Colombia. Tiene cerca de 6.500 soldados y 8.500 milicianos. FARC ahora comenzará a cambiar la posición de sus fuerzas, por lo que más tarde se trasladó a 23 diferentes campos de desarme. Es allí, donde se llevarán a cabo el proceso de reintegración.

Mientras tanto, el gobierno de Colombia puede continuar, con el plan de ofrecer un plebiscito a nivel nacional en el entendimiento alcanzado. Si los votantes aprueban el texto del tratado alcanzado entre el presidente Juan Manuel Santos y los rebeldes de las FARC, la desmovilización completa, entonces puede tener lugar.

El referéndum de paz se llevará a cabo el día 02 Octubre, y tras una votación exitosa, el siguiente paso sería un proceso de verificación del desarme, que será supervisado por monitores enviados desde las Naciones Unidas.

En las próximas semanas se ha vuelto crucial en el proceso de paz, con el fin de fomentar la confianza y la cooperación en ambos lados. El General Juan Rodríguez que comanda las fuerzas armadas de Colombia, pronto será informado de la ubicación de las unidades remotas, que se encuentran dispersas en todo el interior del país. También recibirá información sobre la estructura de mando de los antiguos insurgentes.

Más tarde, en algún momento entre el 23 de septiembre y el 26 el acuerdo será firmado entre el presidente Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño. Él es más conocido a nivel local, con el nombre de Timochenko.

A partir de esta semana, las fuerzas de seguridad de Colombia serán desplegadas en todo el país para hacer cumplir el acuerdo de alto el fuego. La policía nacional se encargará de la difícil tarea de asegurar que no serán atacados personal de las FARC, por aquellos que podrían estar buscando venganza personal.

Las FARC están organizando una conferencia en la parte rural del sur de Colombia el próximo mes. Aquí es donde se les pedirá a los líderes locales del grupo de ratificar, lo que sus representantes nacionales acordaron en Cuba. Los medios de comunicación, incluso han sido invitados a asistir a la reunión, en una nueva señal de esperanza de apertura.

Los ex guerrilleros, ahora se convertirá en un movimiento político. El gobierno de Colombia ya ha prometido que el grupo estará representado en la legislatura, con un total de diez asientos comenzando en 2018.

Los puntos más finos de la conciliación cubren seis temas, que aunque algunos se acordaron hace años, otros serán más difíciles de poner en vigor.

Las nuevas inversiones para las regiones rurales donde la pobreza es alta y la infraestructura es deficiente, ha estado en curso. El gobierno nacional ha reconocido la necesidad, para continuar los programas diseñados para desarrollar las partes del interior del país.

Proporcionar mayores oportunidades de participación política con grupos más pequeño como las FARC, también han sido acordados.

El antiguo grupo rebelde se ha comprometido a cerrar sus operaciones en el tráfico de drogas, así como para desalentar el cultivo de la coca, que se utiliza para hacer cocaína. Los ingresos derivados de estas relaciones, permitió a las FARC reunir un equivalente de miles de millones de dólares estadounidenses necesarios, para llevar a cabo las décadas de guerra civil.

El principal punto de fricción ha sido la forma de hacer justicia a los participantes en los crímenes, que se remontan a muchos años. Los representantes de las FARC se han puesto de acuerdo para ayudar a la restitución, a las víctimas de la insurgencia. Estos incluyen asesinatos, secuestros y ataques con morteros contra las comunidades más pequeñas, pueblos e incluso ciudades.

Ha habido desplazamientos masivos de población y la consiguiente pérdida de la propiedad individual. Muchos de ellos tuvieron lugar en la dirección de las FARC, quería diversas partes del país despoblado. Estas personas están exigiendo reparaciones y algún tipo de retribución, por lo que han perdido.

El gobierno de Colombia tuvo que negociar un compromiso que permita lograr la paz. El precio de ello es que muchos de los crímenes que se cometieron en nombre del movimiento marxista, nunca serán totalmente respondidos.

Lo que se ha acordado que se conoce como un sistema de justicia de transición. En Colombia, se trabajará para evitar que los culpables pasen tiempo en la cárcel. Una vez que los miembros de las FARC confiesen, pueden ser condenados hasta ocho años de movimiento limitado y servicio a la comunidad. La misma pena se aplicará a cualquier civil o incluso miembros del Ejército de Colombia, culpables de cualquier crimen de guerra.

La falta de una justicia real, se ha convertido en las partes más polémicos y controvertidos del acuerdo de paz. Hay un número considerable de colombianos que no se aplacó, con la falta de sentencias más severas. Estos individuos han encontrado un campeón en el ex presidente Alvaro Uribe. El líder de una sola vez, libró una guerra contra las FARC 2002-2010.

Uribe insiste en que los insurgentes que han cometido delitos, deben recibir penas de cárcel. Él está convencido de que estos individuos deben ser excluidos de por vida para ejercer cargos públicos de cualquier tipo. Por lo tanto, se insta a un voto, en el próximo plebiscito. Uribe tiene la creencia de que el acuerdo de paz todavía se puede negociar, con estos elementos añadidos.

Los partidarios del ex presidente dicen que las FARC están desesperados por un acuerdo y estará de acuerdo con una modificación del tratado, que permitirá a penas de prisión. Por desgracia para estos defensores, no hay evidencia real para apoyar su posición.

César Gaviria, otro ex presidente, está en su lugar haciendo campaña para el referéndum. En su mente, esta es la mejor oferta que se puede lograr en este momento. Es una oportunidad histórica, que no se debe perder.

El sentimiento de venganza por parte de la ciudadanía que han sufrido bajo FARC no se puede subestimar, ni puede el director de la ley que la gente en las ciudades más grandes insisten debe ser estimado. Sin embargo, estas personas a menudo no han presenciado personalmente la brutalidad y el costo de la guerra.

Es por esto que el plebiscito se ha convertido en necesario y no está claro de qué manera se va a ir. Hay muchas personas que quieren la paz a cualquier precio y otros que están dispuestos a esperar por un mejor trato. Algunas encuestas muestran muy igualados. Hay otra parte de la población que bien puede abstenerse, ya sea porque no pueden hacer sus mentes o permanecer indiferente.

Sigue habiendo importantes obstáculos para la paz definitiva, además de la consulta popular. Colombia todavía tiene que hacer frente a un pequeño grupo de insurgentes conocidos como el ELN (Ejército de Liberación Nacional). Esta organización en funcionamiento desde 1964, todavía se dedica a secuestros y ataques a la infraestructura petrolera del país. Su lider habla de entrar en algún tipo de acuerdo de paz con el gobierno, pero nada ha llegado de él hasta ahora.

El ELN ya está haciendo los preparativos, para hacerse cargo de algunas zonas que las FARC abandonarán. Este es especialmente el caso, en las regiones que crecen grandes cultivos de coca y marihuana.

También existe una serie de bandas criminales, que se originaron de los grupos paramilitares de derecha ahora disueltos. Existen continuas operaciones en diversas partes del país.

Otro problema para el gobierno, es ser capaz de financiar la inversión masiva en educación rural, la salud y la infraestructura que se ha prometido. Estos costos se estiman para ejecutar más de $30 mil millones de dólares. Otro gasto grande, será la eventual reintegración de los miembros de las FARC.

El gobierno de Colombia lo más probable es aumentar los impuestos, en respuesta a la necesidad de más ingresos. El bajo precio continuo de petróleo y una serie de otras materias primas importantes, han negado el gobierno de una gran fuente de dinero en efectivo. El mercado de exportación de Colombia sigue siendo muy dependiente de crudo, oro, carbón y café.

La desaceleración de la economía china, todavía está afectando el crecimiento en Colombia. A pesar de que el país está realizando grandes esfuerzos en la diversificación.

El presidente Santos ha hablado de aumentar los impuestos, pero no hasta que el referéndum haya sido aprobado. Él apuesta a un dividendo de paz. Habrá una reducción de costes para el gasto militar, ahora que la guerra civil se está acabando. También existe la esperanza de que el fin de las hostilidades impulsará el crecimiento económico, que a su vez traerá más ingresos fiscales para el gobierno.

El único aspecto positivo para el gobierno de Colombia es el PIB al ratio de deuda, que se mantiene a una tasa relativamente baja de sólo el 38%. Sin embargo, ha crecido sustancialmente desde 2012, cuando se situó en un mero 32%.

El problema es, ¿vendrá el nuevo crecimiento económico lo suficientemente pronto? La paz traerá un aumento de la inversión y el turismo, pero el desarrollo de bienes será probablemente a medio y largo plazo. Hará falta tiempo, para desarrollar nuevos recursos agricultura y la minería en las zonas afectadas.

Estados Unidos ha prometido un adicional de $450 millones de dólares en 2017, para ayudar durante el período de transición. Lejos se necesitará más dinero para ayudar al país, en la transición que se viene. No habrá reembolsos principales implicados en la reforma agraria, de desminado y otros costos asociados para ayudar a las zonas del país, para reconstruir lo destruido y una infraestructura inadecuada.

Dada la reciente situación económica, el gobierno de Santos tendrá que moverse rápidamente, para reconstruir la base de ingresos del país en el corto plazo. Esto permitirá una mayor consolidación fiscal, en la reducción de los déficits que se avecinan. Al mismo tiempo, hay una necesidad urgente para dar cabida a nuevas inversiones, tanto internamente como en el extranjero. Los próximos meses, sin duda, será un período difícil para el gobierno de Colombia.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *