Day Trading Academy

El Crecimiento Económico de China Separa la Realidad de la Ficción

China, sin duda se ha convertido en la segunda economía más grande del mundo. La economía china después de haber experimentado un crecimiento espectacular en las últimas décadas, está ahora entrando en una nueva fase de desarrollo más intermedio. Aunque los funcionarios del gobierno continuarán insistiendo en que la economía nacional sigue creciendo a una tasa cercana al 7%, un número creciente de inversores están empezando a tener sus dudas.

La legitimidad del gobierno chino moderno, está ligada a la prestación del pueblo y el país continuó con el crecimiento económico y la prosperidad. Esto se convertirá progresivamente difícil, ya que el desarrollo en el interior del país se madura, junto con un período de más lenta expansión global. Como resultado, el liderazgo político es probable que se embarque en una política de movimientos financieros cada vez más desesperados y desarticulados para tratar de mantener un crecimiento más rápido.

La otra falla de acción segura, es exagerar y ocultar los datos económicos. Es una política tradicional que se ha vuelto menos importante en tiempos más recientes, en que la economía china se expande rápidamente. Ahora que una nueva fase de crecimiento más lento y negativo ha llegado, esto va a ser una táctica de supervivencia que pasaría a ser mucho más frecuente.

Muchos analistas en el extranjero esperar mucho más. Se estaba volviendo más difícil creer en las declaraciones oficiales que el gobierno proporciono sobre datos oficiales, pues parecían subestimar sistemáticamente lo que parecía obvio para la mayoría de los observadores. Es decir que la economía china, estaba desacelerando sensiblemente.

Tratar de cambiar los datos económicos para proteger al gobierno en el poder de las consecuencias desafortunadas de la política de los pobres, es desenfrenado en todo el mundo. Se puede ser testigo de los recientes acontecimientos en Argentina, Brasil y Venezuela en tan solo los últimos dos años.

Los tiempos son algo diferente en el interior de China de hoy y las autoridades de allí, ya no se puede tratar a la población con propaganda pura en el diario vivir. La ciudadanía ahora se ha vuelto más educada y sofisticada para eso. Para tener credibilidad, el régimen debe reconocer lo que claramente puede ser reconocido como un hecho. El rápido crecimiento económico ya no será posible sobre una base consistente. El objetivo del gobierno en este momento, es la gestión de la desaceleración para que no se convierta en una responsabilidad política importante.

Es por ello que los datos fueron puestos en libertad a principios de año, lo cual indicaba que la actividad económica seguía lenta. Esto marcó el décimo mes consecutivo de este fenómeno. Por supuesto, este tipo de noticias negativas tuvo consecuencias inmediatas. Al final de la semana, la principal bolsa de valores de China conocida como el compuesto de Shanghai cayó un 10%. En apenas una semana todas las ganancias del 2015 fueron exterminados. El gobierno chino respondió con la mayor inyección de dinero desde septiembre. Una suma igual a $19.5 billones USD (dólar de Estados Unidos) se puso a disposición para evitar un pánico.

Una nueva acción de los reguladores dentro de China, era tener en interruptor de circuito que apagará las operaciones bursátiles, si el mercado superaba una pérdida del 7%. Es sólo empeoró las cosas, ya que se tuvo que emplear en dos ocasiones en los primeros días de la negociación. Al final de la semana, los funcionarios chinos cambiaron de rumbo una vez más. Ya no habría un interruptor automático que apagará el mercado. Un importante cambio de política a principios de enero. Este tipo de operaciones no inspira confianza inversionistas nacionales o internacionales.

Al mismo tiempo, el yuan chino, primero tocó un mínimo de 4 años y luego a mitad de la semana, se había reducido a un mínimo de 5 años. El gobierno chino insistió en que este estaba permitiendo que las fuerzas del mercado determinen en última instancia, la valoración de la divisa. Aunque hay algunos expertos que todavía presumen en otro intento, para que las exportaciones chinas sean más baratas y, por tanto, más competitivas de nuevo. Sólo otra manera de tratar de estimular la economía nacional.

En la segunda semana de negociación del Banco Popular de China (Banco Popular de China) estaba tratando de guiar el yuan a un valor más alto, ya que había caído más de lo que podría haber sido previsto. Esta intervención puso tela de juicio una vez más, la capacidad de los bancos chinos y los reguladores en el manejo de la crisis financiera que se estaba produciendo. Otros expertos especulaban lo que sucedería en una emergencia financiera real, ya que parece que hay una falta de consenso por parte del gobierno en qué dirección tomar.

La falta de una dirección clara se traduce en mayores salidas de capital, ya que los inversores pierden la confianza en el mercado chino. La rápida depreciación del tipo de cambio, crea más incertidumbre acelerando la venta de activos que ha estado en juego desde el comienzo del año. La precariedad del sistema no puede reprimir todo el crecimiento económico dentro de China, pero está creando estragos en otros lugares mientras los mercados de todo el mundo responden a estas circunstancias.

A diferencia de Occidente, gran parte de la economía china funciona independientemente de los mercados de valores del país. En general, relativamente pocos ciudadanos están muy involucrado en la compra y venta de acciones. Una proporción mucho mayor de la nueva clase media, en cambio, ha invertido en bienes raíces, otro sector distorsionada de la gran economía china.

Sin embargo, el mercado está teniendo un creciente sentimiento negativo de la inversión en general. Los inversionistas individuales todavía están buscando vender sus participaciones, a pesar de la masiva compra por parte del Estado. Esto explica por qué el índice Shanghai Composite cayó otro 5,3%, en el comienzo de la segunda semana de comercio para el año 2016. Se encuentra abajo por un total de 15% para el año. El Índice de Shenzhen cayó un adicional de 6,6%.

La deflación se está convirtiendo en una preocupación dentro de China también. La evidencia sugiere que los precios de fábrica de puertas continúan cayendo. Este ha sido un patrón durante 46 meses consecutivos. La inflación general fue sólo el 1,6% en diciembre, en comparación con hace un año. Pues sólo había aumentado un 0,1% respecto al mes anterior. Es difícil ver un cambio real en esta situación, ya que la demanda mundial de productos chinos continúa decayendo.

La pregunta para muchos inversores es, ¿qué puede hacer China para estimular el crecimiento de nuevo a la tasa objetivo anual establecido de 7%? Más recortes en las tasas de interés es probable, como son la reducción en la cantidad total de reservas que los bancos están obligados a mantener. Sin embargo, hay que señalar que la capacidad de los bancos centrales de todo el mundo y en China, utilizan la política monetaria como una herramienta para el crecimiento, parece estar disminuyendo.

China todavía tiene una relativa alta tasa de interés a 4,35%, en comparación con la mayoría de las otras grandes economías del mundo. El índice de referencia se redujo en 25 puntos básicos, la última vez en octubre. Los requisitos de reservas para los bancos también se redujeron entonces. La tentación del gobierno va a ser el uso de este método de estímulo, ya que es la opción menos dolorosa disponible.

Varios analistas consideran que más gasto público para apoyar la economía nacional es menos probable, dada la cantidad de deuda que ha ido acumulando en los últimos años. El país ha acumulado un récord de $28 billones de dólares en deuda pública y privada. Se estima que el endeudamiento se ha cuadruplicado en los últimos 7 años. Una vez más, nadie está realmente seguro porque el gobierno no dará a conocer las cifras reales.

El endeudamiento total se cree que es más del 300% del PIB (Producto Interno Bruto). Se incrementó de 158% en 2007 a 282% a mediados de 2014. Es el aumento más rápido en cualquier mercado emergente importante y el doble de la tasa de muchos países desarrollados, siendo ejemplo Estados Unidos y el Reino Unido.

El viejo recurso de apoyar a los prestatarios para evitar impagos deja a la economía sumida en deudas y sólo garantizar años de estancamiento y la baja productividad. Además permite que las empresas en quiebra y las empresas continúen funcionando, cuando ya no son rentables. Esto resulta en un desequilibrio y una tasa de crecimiento en general inferior. Se ahoga la innovación y la sana competencia en la economía más grande.

Los recientes prestamos, hace que sea difícil determinar el porcentaje de préstamos que están en mora. Las ambigüedades y prácticas bancarias, hacen que la verdadera evaluación sea aún más difícil. Tampoco hay manera de saber realmente qué parte de la deuda está cubierta por entidades del gobierno. Los gobiernos locales y regionales han prestado más de $4 billones de dólares USD. Muchos de los proyectos de infraestructura y bienes raíces financiados, se hicieron independientes del endeudamiento del balance general.

Un crecimiento más lento y una menor inflación harán que la enorme deuda acumulada, sea mucho más difícil de reparar y de pagar. Hay que anticipar que el patrón de crecimiento vertiginoso de la economía china, es ahora una cosa del pasado. Será difícil para los inversionistas medir realmente el verdadero panorama económico y financiero dentro de China. Esta situación no va a cambiar, siempre y cuando el gobierno autoritario y antidemocrático siga manipulando datos, en beneficio de la actual dirección.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *