Day Trading Academy

Portugal: En Recuperación Económica pero la Deuda y un Sistema Bancario Frágil Permanecen

En noviembre de 2015, Antonio Costa, el primer ministro socialista de Portugal, logró armar un gobierno, alineándose con la extrema izquierda. Hubo muchos que sintieron que esta coalición política sería de corta duración, ya que parecía inaplicable.

Su promesa de campaña había sido revertir las medidas penales de austeridad, pero también cumplir objetivos fiscales bastante desafiantes.

Debido a la mejora de la economía y la disciplina fiscal, el Gobierno, bajo el liderazgo del Primer Ministro Costa, logró reducir el déficit presupuestario en más del 50% en 2016. El déficit del gobierno se ha reducido a poco menos del 2,1% del PIB (Producto Interno Bruto).

El déficit presupuestario público está ahora por debajo de las nuevas directrices establecidas por la Unión Europea. Éstos se han reducido de nuevo del 3% al 2,5%. Esta será la primera vez que el gobierno de Portugal, será en cumplimiento con las normas de la zona euro.

También es el nivel más bajo de un déficit presupuestario primario, desde el regreso a la democracia en 1974.

La disminución del gasto deficitario se ha hecho posible gracias al crecimiento constante de la economía nacional durante un total de 13 trimestres. A finales de 2016, la economía se expandía a un respetable 2%.

El crecimiento económico continuo, ha permitido al primer ministro cumplir la segunda parte de su programa. Se trataba de una restauración de las pensiones estatales, de los salarios públicos regulares y de las horas de trabajo anteriores que habían existido antes de la crisis financiera.

La crisis fiscal que afectó a Portugal fue el resultado de la Gran Recesión y de la anterior crisis financiera mundial de 2007 y 2008.

Para septiembre de 2009, el déficit público había alcanzado el 9,4%, uno de los más altos de la zona euro y muy por encima del límite acordado del 3%.

Dos meses más tarde, las primas de riesgo de los bonos portugueses se elevaban a máximos de la vida, ya que tanto los acreedores como los inversionistas temían que el país incumpliera su deuda soberana. El rendimiento de la deuda pública a 10 años alcanzó el 7%. Esto obligaría a Portugal a buscar ayuda externa para evitar la bancarrota.

Al año siguiente, Portugal estaba en un nivel récord de desempleo de casi 11%, una tasa que no se ve en más de veinte años. Al mismo tiempo, el número de empleados públicos se encontraba en un nivel excepcionalmente alto.

Portugal junto con Grecia e Irlanda, estaban cerca de la insolvencia en 2010. Fue el comienzo de la crisis de la deuda soberana europea.

Para complicar aún más las cosas, era el débil sector bancario nacional.

Durante los años 2008 y 2009, se supo que dos bancos portugueses Banco Portugues de Negocios (BPN) y Banco Privado Portugués (BPP) habían acumulado una serie de pérdidas durante varios años, debido a las malas inversiones. En la investigación adicional, el fraude contable y el malversación de fondos fueron descubiertos también.

El BPN era una cuestión mucho más grave, debido a su tamaño real y cuota de mercado de la economía nacional. El CEO más tarde sería arrestado y acusado de fraude y una serie de otros crímenes. La relación personal que el CEO del banco disfrutaba con ciertos miembros del gobierno era una complicación adicional.

Para evitar un colapso bancario, el gobierno finalmente decidió dar al BPN un rescate, que acabaría siendo financiado por los contribuyentes.

En el verano de 2010, Moody’s Investors Service, un negocio de calificación crediticia autónomo, reduciría la calificación de bonos soberanos de Portugal. Se reduciría un total de dos niveles de un Aa2 a un A1. La decisión se tomó como resultado del aumento rápido de la deuda, lo que ejercería una presión adicional sobre las finanzas públicas.

El Gobierno portugués había llegado a la conclusión de que era necesario un gasto adicional como estímulo a la economía. Esto, por supuesto, llevó a un fuerte aumento de la deuda nacional con respecto al PIB (Producto Interno Bruto).

El ratio PIB / deuda había aumentado de 71,7% en 2008 a 96,2%, apenas dos años después. Para 2012, era más del 120% y para el 2013 en adelante, se ha mantenido alrededor del 130%.

El servicio de esta deuda será muy difícil cuando llegue la próxima recesión económica.

Durante 2010, el gobierno de Portugal no pudo reembolsar o refinanciar su deuda, sin ayuda de otras fuentes. Para evitar la quiebra, el país fue a tres diferentes instituciones financieras para la asistencia. El FMI (Fondo Monetario Internacional), el EFSM (Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera) y el FEEF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera) prestaron conjuntamente a Portugal 78.000 millones de euros.

Estos dos últimos forman parte de la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

Los préstamos de rescate fueron solicitados y el equivalente de $ 87,77 mil millones de dólares (Dólar estadounidense) se hicieron hasta noviembre de 2014.

El primer ministro, José Sócrates, tendría entonces que dimitir en junio de 2011, cuando el Parlamento votó sin confianza, sobre los recortes de gastos propuestos y los aumentos de impuestos. Había estado en el cargo desde 2005. Cayó del poder, como resultado del rechazo de la legislatura a su programa de austeridad.

Posteriormente, el ex primer ministro sería arrestado por cargos de corrupción, evasión de impuestos y lavado de dinero.

El próximo primer ministro Pedro Passos Coelho, quedó con la responsabilidad de promulgar las medidas de austeridad, exigidas por los tres principales acreedores de rescate. Era del centro más conservador a la derecha, Partido Socialdemócrata.

La tasa de desempleo nacional subió a más del 15%, en el segundo trimestre de 2012, ya que la recesión agobio la nación.

El primer ministro Coelho pasó la primera parte de su tiempo en la oficina tratando de recuperar el pleno acceso a los mercados financieros. A principios de 2012, los bonos a 10 años de Portugal habían alcanzado su punto máximo en 17,3%, después de que las agencias de calificación redujeran la calificación crediticia del país al grado de no-inversión.

Para noviembre del mismo año, la tasa de bonos había caído al 7,9%. Las medidas de austeridad adoptadas por el gobierno habían restaurado la confianza de los acreedores e inversionistas.

En las elecciones parlamentarias de octubre de 2015, los conservadores gobernantes no consiguieron una mayoría de trabajo. La crisis financiera y las condiciones de austeridad acordadas por el gobierno, habían creado una crisis social en Portugal durante los años 2011 a 2015.

El electorado juzgó que los conservadores han manejado mal la austeridad en curso, y por lo tanto perdieron por poco su búsqueda para la reelección.

Un bloque anti-austeridad fue capaz de reunir el 51% de los votos y una mayoría del 53% en la legislatura. Al principio el presidente de Portugal, se negó a dejar que gobernaran. En cambio, invitó a una coalición conservadora minoritaria a formar un gobierno. Tendría una duración de sólo 11 días.

Los socialistas entonces crearían un gobierno bajo Antonio Costa, actual primer ministro.

Hubo una serie de tendencias económicas que han funcionado a favor del gobierno socialista, que ahora está por delante de los conservadores de la oposición en un 10%, en recientes encuestas de opinión pública.

La economía había crecido cerca del 3% en 2016, respecto al año anterior. Ha subido un 21%, desde el récord mínimo, visto en 2012. El PIB fue de $259 mil millones de dólares el año pasado. Todavía está por debajo del pico de $262,01 millones de dólares alcanzado en 2008.

El desempleo fue de 9,5% el mes pasado, más del 8% inferior al máximo histórico alcanzado en 2013. Sin embargo, todavía está ligeramente por encima del promedio, ya que el país volvió a la democracia hace 43 años. Sigue siendo bastante alto, ya que la última recesión terminó en 2013.

El año pasado Portugal fue testigo de otro año de creciente deuda. Ha habido 14 años de aumentos continuos en los coeficientes de deuda a PIB. Esta ha sido la dirección actual, ya que el país adoptó el euro.

En 2016, la deuda soberana y personal combinada en Portugal alcanzó el 390% del PIB. Esta es la quinta más grande de la zona euro.

El Gobierno de Portugal quiere que la Unión Europea libere al país del procedimiento de déficit excesivo que todavía está en vigor. Se trata de un sistema disciplinario que se ha utilizado para hacer cumplir las normas fiscales de la zona euro.

Esto permitiría a Portugal unirse a Irlanda y España, en un exitoso giro de su situación financiera.

Casi todas las agencias de calificación crediticia aún clasifican la deuda soberana de Portugal como basura. Esto no ha cambiado desde que el país abandonó el programa de rescate en 2014. Esto sigue agobiando al gobierno con mayores costos de endeudamiento.

Los tipos de interés absorben más de los recursos presupuestarios del país que cualquier otra nación de la Unión Europea.

La Unión Europea sigue reacia a cambiar el estatus de Portugal, debido al nivel particularmente alto de la deuda soberana, que sigue aumentando. Los funcionarios europeos todavía temen que el país siga siendo muy vulnerable a cualquier perturbación financiera o económica.

La Comisión Europea sigue preocupada por la solvencia de los bancos portugueses. El gobierno planea distribuir 2.500 millones de euros o 2.700 millones de dólares para recapitalizar el mayor banco del país. Esta sería la estatal Caixa Geral de Depositos.

La venta de Novo Banco, el prestamista que surgió del colapso del Banco Espirito Santo en 2014, también se concluirá este año. Es probable que haya algunos pasivos finales involucrados en la venta de esta institución.

Es probable que las acciones gubernamentales mencionadas anteriormente aumenten el déficit en 2017.

El primer ministro Costa todavía culpa a la Unión Europea y al FMI, por no brindar suficiente ayuda al sector bancario portugués. Su gobierno ya ha gastado 4,4 mil millones de euros (4,91 mil millones de dólares) en tratar de aliviar el problema. Es probable, que tendrá que gastar más, en un futuro próximo.

La política actual del gobierno de proporcionar más apoyo a la demanda interna a través de un régimen de austeridad más flojo, ha parecido pagar hasta este punto. Si continuará dependerá demasiado del crecimiento económico de sus socios comerciales.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *