Day Trading Academy

Bielorrusia: Un Rápido Final a Posibles Reformas Económicas y Políticas

Bielorrusia tiene la desgracia geográfica de estar situada entre una Rusia militarmente resurgida y una alianza occidental en expansión. Desde mediados de 1990, el país ha estado bajo el gobierno autoritario del Presidente Alyaksandr Lukashenka.

Aunque el país ha permanecido en la órbita económica y política de Rusia, el presidente siempre ha mantenido canales de apertura con la Unión Europea.

El presidente Lukashenka se asustó con la invasión de Crimea y la posterior anexión del territorio, desde Ucrania en la primavera de 2014.

Además de esta toma de territorio, el encendido ruso de la guerra civil ucraniana en las provincias orientales de Donbass y Luhansk, más pánico al presidente de Bielorrusia.

Lukashenka ha mantenido un control de hierro sobre el poder político durante 22 años. A menudo ha sido referido como el último dictador de Europa. Su represión brutal a raíz de las elecciones de 2010 en Bielorrusia, recordó a todos lo que está dispuesto a tomar, para permanecer en el cargo. También ha impedido una mayor vinculación con la Unión Europea.

Por eso fue sorprendente que permitiera a miles de manifestantes declararse contra la política del gobierno, en febrero de este año.

El descontento comenzó con la decisión del gobierno de hacer cumplir la disposición de 2015 conocida como la ley contra los parásitos sociales. La legislación impone un impuesto de $ 250.00 USD (dólares estadounidenses) a aquellos que trabajan menos de 183 días al año, pero no se registran en la oficina de trabajo del gobierno.

Después de que miles de personas salieran a las calles, el gobierno decidió posponer la ejecución. El impuesto no se recaudaría en 2016, pero se aplicaría para 2017.

La acción tardía del gobierno no detuvo el descontento. Las grietas en el sistema político cerrado se han ido ampliando.

Para complicar las cosas al gobierno, los niveles de vida están disminuyendo en Bielorrusia. Se prevé una disminución adicional este año y en 2018. El PIB (Producto Interno Bruto) cayó cerca del 3% el año pasado luego de caer cerca de 3.9% en 2015.

El antiguo jefe del banco central en Bielorrusia ya ha indicado que la población está empobrecida, con la caída de los ingresos, la disminución de los salarios y el aumento de la inflación.

Justo antes del 25 de marzo la fundación de la República Popular de Bielorrusia, el gobierno golpeó a cientos de activistas de la sociedad civil, figuras de la oposición y periodistas.

Cuando llegó el aniversario, varios miles más salieron a las calles por protestas pacíficas contra el presidente Lukashenka. Estaban dispuestos a afrontar una prohibición gubernamental de tal actividad, en la capital de Minsk. Pronto fueron recibidos por la policía antidisturbios, que detuvo a cientos y golpeó a muchos más.

A pesar del creciente malestar, el presidente Lukashenka permanece firmemente en control. Todavía conserva la autoridad absoluta sobre las fuerzas de seguridad del país.

El presidente sigue siendo popular en las zonas rurales y la oposición es débil y dividida. Hasta ahora, la comunidad empresarial no se ha vuelto preocupar, todavía prefiere la estabilidad a la reforma.

Aunque las tensiones están aumentando entre Bielorrusia y Rusia, es poco probable una disputa más allá de un cierto punto. Es en gran parte una realidad de la dependencia de la economía de Bielorrusia, en el segundo. Los subsidios rusos se han convertido en un pilar, aunque hay disputas regulares, sobre el precio de las entregas de energía rusas.

Bielorrusia ganaba la mayor parte de sus reservas de divisas importando petróleo más barato de Rusia, refinándolo y luego vendiendo el combustible procesado, a precios mucho más altos para los clientes europeos.

Más recientemente, plenamente consciente de este hecho, Rusia ha reducido las entregas de petróleo y gas natural a Bielorrusia.

Además, funcionarios rusos afirman que Bielorrusia debe el equivalente a $425 millones de dólares. Antes de que se pague esa suma, la entrega normal de energía no puede ocurrir.

Otro conflicto reciente se ha desarrollado sobre las exportaciones a Rusia. Como resultado de la agresión militar rusa en Ucrania, la Unión Europea ha impuesto sanciones al país.

Rusia ha vengado con la prohibición de los productos agrícolas europeos, de su país. Un desarrollo bastante nuevo, ha sido la venta de productos agrícolas de Europa en Bielorrusia, que luego se reexporta a Rusia.

La fricción en el comercio y el combustible, se ha derramado en la relación política entre Bielorrusia y Rusia, también. El presidente Lukashenka insiste en mantener lazos significativos con Ucrania y otras ex repúblicas de la Unión Soviética, sobre las objeciones del gobierno ruso.

Bielorrusia también se opone a la construcción de controles fronterizos entre los dos países, para supervisar el flujo de bienes y personas de Bielorrusia dentro y fuera de Rusia.

Además, Lukashenka ha rechazado totalmente la sugerencia, que su país acoja una nueva base de la fuerza aérea rusa. Sin embargo, el presidente de Bielorrusia mantiene la participación de su país en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva y en la Unión Económica Euroasiática, ambas creadas y mantenidas por Rusia, como forma de controlar sus antiguos territorios.

Un punto de inflamación entre los dos países puede llegar a finales de este año. Ejercicios militares conjuntos entre los dos países en septiembre, en el suelo de Bielorrusia, podría aumentar las tensiones aún más. Hay algunos que temen que el presidente ruso Putin, puede utilizar el evento como oportunidad, para mantener a las tropas rusas en Bielorrusia en una base más permanente.

Este temor podría ser una de las razones por las que Lukashenka ha fomentado el seguimiento de estas actividades por observadores de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

La alianza militar defensiva occidental que se ha trasladado a las fronteras de su país, incluyendo a Polonia y las repúblicas bálticas vecinas, ha aumentado enormemente el valor estratégico de Bielorrusia en ambos lados.

Sin embargo, una invasión directa de Bielorrusia por las fuerzas rusas sigue siendo poco probable, mientras que Lukashenka permanece en el poder.

A pesar de la idea de presentar a Bielorrusia como una barrera geográfica, para fomentar la intromisión de Rusia en la región, la influencia europea dentro del país, todavía está en un nivel mínimo.

Este es el caso, independientemente de la participación de Bielorrusia en la Asociación Oriental de la Unión Europea. Para profundizar aún más los lazos, se requerirían reformas económicas y políticas mucho mayores en Bielorrusia. Los requisitos necesarios son obviamente problemáticos para el Presidente Lukashenka.

Lukashenka, de hecho, ha tomado medidas para ampliar los vínculos con Occidente. El último ejemplo es el decreto que permite a los ciudadanos de la Unión Europea, Estados Unidos y otros 51 países, la entrada libre de visados ​​en Bielorrusia con diversas limitaciones.

El Presidente está dando estos pasos, con la esperanza de atraer más inversión extranjera y contactos comerciales con Europa y a escala mundial.

El perdón de las figuras de la oposición encarceladas en 2015, llevó a duplicar la ayuda financiera de la Unión Europea el año pasado. Funcionarios de Europa también están asesorando al gobierno de Bielorrusia, cómo manejar mejor la seguridad de sus fronteras.

Seguirá siendo un reto para la Unión Europea, tratar de alejar a Bielorrusia de la órbita rusa de poder. Por un lado, el compromiso adicional a través de la Asociación Oriental ha permanecido mínimo.

La reciente represión de manifestantes pacíficos por el presidente Lukashenka, muestra que tiene poca tolerancia con los principios occidentales de gobierno y sociedad. Él está más preocupado por permanecer en el poder.

A pesar de que existen buenas razones para avanzar en las relaciones con Bielorrusia, los funcionarios europeos están llenos de temas más apremiantes, como la actual crisis migratoria, la situación de la deuda no resuelta en Grecia, la posible implosión bancaria en Italia y Salida del Reino Unido, de la Unión Europea comúnmente conocida como Brexit.

Existen limitaciones adicionales, ya que las diferencias económicas y políticas entre Europa Occidental y Europa Oriental han aumentado en la propia Unión Europea. En lugar de presentar un baluarte unitario contra Rusia, los acontecimientos recientes han subrayado las variaciones de interés que existen en las naciones que solían formar parte de la esfera de influencia rusa durante la Guerra Fría.

Una nueva división se está desarrollando en Europa del Este entre las partes más occidentales de la región como las repúblicas bálticas y aquellas naciones que prefieren un curso más independiente, como Bulgaria, Hungría, Polonia y Rumania, por ejemplo.

Rusia también es poco probable que tome una acción militar real contra Bielorrusia. A pesar de la reputación de Putin por hacer movimientos imprudentes e impredecibles.

El propio Presidente Putin, está atascado con numerosas cuestiones. El estancamiento de la economía rusa limitará algo, más movimientos geopolíticos en este momento. El costo de la participación en el este de Ucrania, partes de Georgia, Moldavia y más recientemente Siria, ha puesto una tensión adicional sobre los recursos rusos.

A medida que las sanciones occidentales siguen obstaculizando la economía de Rusia, una mayor acción militar de Putin, sólo reforzará la voluntad europea de resistir. Más restricciones sobre el comercio, los lazos económicos y los contactos políticos, sin duda, escalar.

Aunque Putin bien puede aumentar la presión económica y política sobre Bielorrusia, la invasión directa por lo tanto, sigue siendo improbable. La influencia rusa en Europa del Este se invertiría en una situación así, ya que los políticos de cada país se verían obligados a alinearse aún más estrechamente con Occidente por razones de seguridad.

La OTAN se sentiría entonces obligada a militarizar aún más la Europa del Este, aumentando sustancialmente las tensiones militares en la región. Esto eventualmente resultaría en desventaja tanto para Lukashenka como para Putin.

Las propuestas rusas a las ex repúblicas soviéticas en la región del Cáucaso y Asia central también se verían socavadas. Azerbaiyán, Kazajstán, Kirguistán, Turkmenistán y Uzbekistán, se verían obligados a reevaluar su relación con una Rusia más militarista.

Lo que es mucho más probable es una continuación del status quo. A pesar de que la crítica de Lukashenka es más notable en los medios de comunicación rusos, es más una táctica política que cualquier otra cosa.

Las demostraciones públicas tanto en Bielorrusia como en Rusia este año, recordarán a ambos líderes que tienen más que ganar a través de la cooperación en lugar de antagonismo.

El estancamiento económico y la falta de alternativas políticas junto con la corrupción generalizada, mantiene a los ciudadanos de Bielorrusia y Rusia descontentos y en algunos casos resistidos. Obliga tanto a Lukashenka como a Putin a mantener un ojo cauteloso sobre quienes lo socavan políticamente. El uso de Occidente como chivo expiatorio para los problemas domésticos, tiene limitaciones finitas.

1 Comment

  1. Ésto da cierta tranquilidad. El único país que se podría dar el lujo de hacer cualquier tipo de movimiento militar sin afectar su economía son los Estados Unidos. Afortunadamente estás al frente Trump…

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *