Day Trading Academy

Solución Política Viable Sigue Siendo Elusiva entre Israel y palestinos

La situación entre Israel y los palestinos sigue siendo una cuestión difícil desde finales de los años cuarenta. No ha habido una solución política viable, porque ambas partes han permitido que una mentira continúe durante 70 años. Esta es la perspectiva de que el camino hacia la paz, es a través del establecimiento de otro estado soberano en territorio que Israel ahora controla.

Una solución de dos naciones sería posible, sólo si ambas partes están dispuestas a negociar sobre la base de intereses comunes y la necesidad de establecer un marco, para un verdadero resultado pacífico. Esto no existe en Israel hoy. De hecho, el gobierno palestino ni siquiera reconocerá plenamente que Israel tiene el derecho de existir como Estado judío.

Es difícil entrar en un diálogo, cuando la parte contraria no admite que incluso tiene derecho a sobrevivir. Al continuar manteniendo esta posición, los palestinos han garantizado que probablemente fracasarán en su objetivo de estadidad.

Se les permite participar en esta visión de línea dura, porque han estado en el extremo receptor de la ayuda extranjera masiva, de los ricos estados petroleros del Golfo Pérsico y de muchos países occidentales.

Los palestinos también han reconocido que Israel ha sido siempre mantenido a un nivel más alto de comportamiento por la comunidad internacional, que muchas otras naciones en el mundo en circunstancias similares. Ellos han utilizado este hecho a su mejor ventaja.

Fuera de la propaganda Palestina, no es una entidad económica factible. A menos que haya una inversión sustancial procedente de Israel y fuera del área, no hay posibilidad de que un país independiente pueda sobrevivir.

Los estados árabes circundantes han consentido a los palestinos durante casi tres generaciones en una fantasía. Eso es resistencia y la violencia continua los acercará cada vez más, a su meta de un país independiente.

Por su parte estas naciones vecinas ya han intentado lograr por la fuerza, lo que no podían cumplir diplomáticamente. Juntos lanzaron ataques a gran escala contra Israel ocurridos en 1948, 1967 y 1973. Hubo también varios conflictos menores ocurridos en Gaza, Líbano y Cisjordania.

Sucesivas administraciones presidenciales en los Estados Unidos, han dado sustento a la idea de una solución de dos estados sabiendo perfectamente bien, que no llegará a pasar. Cada presidente estadounidense a su vez promete mediar en una paz permanente entre los israelíes y los palestinos.

Uno de los dos momentos más cercanos que Estados Unidos consiguió, para lograr una paz entre las dos partes fue con los Acuerdos de Oslo en 1993 y 1995.

La cuestión central de los Acuerdos de Oslo fue la retirada del ejército israelí de los territorios palestinos. El plan pedía una eliminación gradual y una transferencia coincidente de responsabilidades, a las autoridades palestinas. Esta última se convertiría en responsable del mantenimiento de la seguridad.

Al final, el esfuerzo fracasó, porque se esperaba que los israelíes cedieran el control sobre territorios cada vez más grandes, mientras sus ciudadanos seguían siendo asesinados.

Se puede argumentar que el gobierno israelí nunca tuvo la intención de cumplir con el fin de la negociación. Sin embargo, políticamente se hizo imposible a medida que las bajas ocurrieron en la Segunda Intifada que siguió en 2000.

La Primera Intifada o rebelión palestina contra Israel, ocurrió entre diciembre de 1987 a 1993.

Yassir Arafat, líder de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) y más tarde el primer Presidente de la Autoridad Nacional Palestina, tendría una segunda oportunidad de paz y estadidad en la Cumbre de Camp David 2000.

En la Cumbre de 2000, el primer ministro israelí, Ehud Barak, del Partido Laborista de izquierda, presentaría una nueva propuesta para Arafat. Debido a sus propias creencias políticas y a la presión ejercida por el entonces presidente Clinton de Estados Unidos, estaba dispuesto a ofrecer a los palestinos casi todo lo que querían.

Barak ofreció un estado palestino en el 73% de Cisjordania y toda la Franja de Gaza. El porcentaje palestino de soberanía se extendería al 90% durante un período de 10 a 25 años. También se incluyó el regreso de un pequeño número de refugiados y la indemnización de los que no se les permitió regresar.

A los palestinos se les permitiría también un tipo de custodia, sobre el importante Monte del Templo religioso. Se incluiría la soberanía en todos los lugares sagrados islámicos y cristianos y tres de los cuatro cuartos de la Ciudad Vieja en Jerusalén.

Arafat rechazó neciamente el ofrecimiento del primer ministro israelí. Además, no pudo hacer una contraoferta inmediata. El principal obstáculo para los palestinos que parecía, era tener que renunciar a una porción de Jerusalén Este.

En septiembre de ese año, comenzó la Segunda Intifada.

Fue la segunda gran revuelta palestina contra Israel y fue un período de intensificación de la violencia. Cuando terminó en febrero de 2005, cerca de 3.000 palestinos habían sido asesinados, incluidos civiles y militares. Se calcula que 1.000 israelíes y 64 extranjeros, también fueron víctimas de la rebelión.

Al final Yassir Arafat falló a su gente, no tendría otra oportunidad.

Los fracasos de los Acuerdos de Oslo y, lo que es más importante, la Cumbre de Camp David 2000, probablemente terminaron con la perspectiva de una solución de dos estados.

Los acuerdos anteriores para traer la paz con los vecinos de Israel eran posibles, porque había la voluntad política para lograr estos en ambos lados. Los Acuerdos de Camp David son un ejemplo perfecto de esto. Egipto e Israel acordaron en 1978 un tratado que puso fin a todas las hostilidades.

El Primer Ministro de Israel, Menachem Begin, y el Presidente egipcio Anwar Sadat, reconocieron las ventajas que se derivarían de un acuerdo diplomático.

La nación de Israel con la ayuda del presidente estadounidense Jimmy Carter, fue en efecto capaz de negociar tierras por la paz. A cambio de la península del Sinaí y la retirada de todas las tropas israelíes de la región, Egipto reanudaría las relaciones diplomáticas normales con Israel.

Era factible porque el control del Sinaí, no era crucial para la seguridad a largo plazo de Israel.

Lo que ayudó a facilitar el acuerdo de Camp David, especialmente en el lado egipcio, fue el compromiso de los Estados Unidos de proporcionar varios miles de millones de dólares de subsidios anuales tanto a Egipto como a Israel. Este paquete de ayudas dado en forma de diversas subvenciones, ha continuado hasta nuestros días.

La asistencia militar prevista en los créditos para comprar armas estadounidenses, por supuesto, ha sido mucho más generosa para Israel que para Egipto.

Es importante señalar que a pesar de haber hecho lo que él pensaba que era en el mejor interés de su país, la paz con Israel terminaría costándole al presidente Sadat su vida en 1981. Los miembros egipcios de la Yihad Islámica pudieron asesinarlo durante una guerra desfile.

El asesinato de Sadat ha servido de advertencia a los futuros líderes del mundo árabe. El mensaje de hacer la paz con Israel, está a su propio riesgo. Así que no sólo será políticamente impopular con un segmento vocal de la población, bien puede poner su vida en peligro.

Egipto también pagaría un precio político para hacer la paz con Israel. Pasaron de ser el principal poder árabe influyente bajo el ex presidente Nasser, a ser suspendido de la Liga Árabe durante los años 1979 a 1989.

El fracaso de Camp David en un aspecto, no incluía al reino de Jordania en ningún acuerdo final. La Administración Carter no creía en la afirmación del presidente Sadat de que podría conseguir que el rey Hussein de Jordania aceptara el acuerdo general.

Permitir que el Presidente egipcio hablara por los jordanos, puso fin a cualquier posibilidad de una paz más amplia.

El intento de incluir a Jordania más tarde, ya no era posible. La oposición a los Acuerdos de Camp David se expandió enormemente en el mundo árabe. El rey Hussein en aquel entonces, no quería arriesgarse a ofender a vecinos poderosos como Irak, Arabia Saudita y Siria.

Su precaución resultó profética, cuando Sadat fue asesinado sólo tres años después.

Sin embargo, los Acuerdos de Camp David lograron disolver el frente árabe unido de la oposición hacia Israel. También permitió a Israel reducir sus niveles de alerta militar en su frontera suroeste.

La participación de Jordania en la solución del problema palestino sigue siendo vital. El Tratado de Paz entre Israel y Jordania de 1994 no ha normalizado las relaciones entre los dos países, pero ha reducido las tensiones.

Hay dos áreas geográficas distintas que están pobladas principalmente por palestinos, una es la Ribera Occidental, la otra es la Franja de Gaza.

La Franja de Gaza tiene aproximadamente 25 millas de largo y 3.7 a 7.5 millas de ancho. Comprende un total de 141 millas cuadradas o 365 kilómetros cuadrados. Hay alrededor de 1,85 millones de palestinos que residen allí, lo que la convierte en la tercera unidad política más densamente poblada del mundo.

Los cierres fronterizos por parte de Egipto e Israel y el bloqueo aéreo y marítimo israelí hacen que el movimiento de la población dentro y fuera del territorio sea casi imposible.

A pesar de la retirada israelí de Gaza en 2005 y la evacuación de ciudadanos israelíes, la Franja sigue dependiendo de su vecino. La Franja de Gaza depende de Israel para sus servicios de electricidad, telecomunicaciones, agua y otros servicios públicos.

La Autoridad Palestina ya no tiene poder político real en la Franja de Gaza. Ha estado bajo el control de Hamas desde 2006, después de que el grupo ganara las elecciones legislativas de ese año. Hamas es un grupo fundamentalista islámico, dedicado a la liberación de toda Palestina del control israelí.

Cisjordania está geográficamente rodeada por Israel al norte, oeste y sur. Al este, al otro lado del río, yace el reino de Jordania. El área incluyendo Jerusalén del este, tiene un área de tierra de 2.183 millas cuadradas o 5.655 kilómetros cuadrados.

Hay cerca de 2.800.000 palestinos y 371.000 colonos israelíes. Además, hay cerca de 212.000 israelíes judíos en Jerusalén Oriental.

A pesar de que Israel la discute plenamente, la comunidad internacional considera que todos los asentamientos judíos en Cisjordania y Jerusalén oriental son ilegales.

Ha habido un fallo de la Corte Internacional de Justicia en 2004, que a pesar de todos los acontecimientos que siguieron a la guerra de 1967, no ha cambiado la realidad de que Israel sigue siendo una potencia ocupante.

Israel tiene una población de cerca de 8.656.000. Casi el 75% de los ciudadanos se identifican como judíos. Alrededor del 21% de la población es árabe, mientras que otro 4% se identifica con algún otro grupo.

Varios comentaristas han sugerido que debido al crecimiento más rápido de la población entre los palestinos, si Israel toma la decisión de una solución de un estado, la parte árabe de la población acabará por abrumar al segmento de la ciudadanía judía.

Es decir, si estos nuevos ciudadanos tendrían acceso a la plena ciudadanía israelí. Si el gobierno de Israel no ofrece a los palestinos derechos plenos de ciudadanía, el país en su opinión deja de ser una democracia.

El actual estancamiento también es peligroso, porque deja a Israel expuesto a la posibilidad de que la comunidad internacional pueda eventualmente forzarlos a través de medios económicos o incluso la coerción militar, para aceptar un arreglo impuesto.

Israel no puede devolver toda la Ribera Occidental a una fuerza hostil. Haría que el país fuera casi imposible de defender. En el punto más estrecho, Israel tiene sólo 9 millas de ancho. En estas circunstancias, un invasor podría fácilmente dividir el país en dos partes, haciendo una conquista del país más probable.

Hay algunos que sugieren que la anexión es inevitable. Estos observadores apuntan al ejemplo de las Alturas del Golán, territorio que Israel tomó de Siria en la Guerra de los Seis Días en 1967.

Desde las Alturas, las elevaciones más bajas de Israel, están abiertas al fuego de mortero si son controladas por un enemigo. Como resultado, el gobierno de Israel anexó efectivamente el área que controlan en 1981.

Independientemente del cambio en el estatus de los Altos, la comunidad internacional aún no ha aceptado la incorporación del territorio a Israel propiamente dicho, insistiendo en que todavía pertenece a Siria.

Cuando en 2015, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pidió al presidente estadounidense Obama que apoyara la integración del territorio en Israel, la solicitud fue rechazada.

Netanyahu señaló las horribles acciones del Estado Islámico y el hecho de que Siria se había desintegrado y era poco probable que se reunificara, pero aún así fue rechazado.

Aunque Israel puede recibir una recepción diferente ahora que la presidencia de los Estados Unidos está en manos de Donald Trump, no pueden estar seguros del éxito. Incluso si resulta mucho más solidario con el gobierno de Israel, eventualmente dejará el cargo.

Israel necesita una solución a largo plazo.

Las expulsiones de población, sin embargo eficaces, han demostrado ser retrospectivamente impopulares sobre una base generalizada.

La migración forzada más grande de la historia, fue la experiencia de lo que sucedió a las regiones orientales de Alemania y siguen siendo bastante inquietantes. Entre 7 y 8 millones de alemanes fueron expulsados ​​de sus hogares cerca del final y después de la Segunda Guerra Mundial.

Ante la amenaza de la aniquilación, estos alemanes se vieron obligados a abandonar la propiedad, que puede haber estado en posesión de sus antepasados, durante más de 800 años. Las tierras ancestrales alemanas de Pomerania, Prusia, Silesia y otras áreas se consideraban ahora bajo administración polaca y rusa.

Polonia y Rusia no tenían ninguna intención de regresar estos territorios a Alemania. Para garantizar esto, los alemanes tuvieron que ser expulsados.

Después de 5 años, entre 12 y 14 millones de alemanes habían sido expulsados ​​de sus hogares, por toda Europa del Este. Que esto violaba las leyes internacionales y los acuerdos anteriores, así como las nuevas normas de la Carta de las Naciones Unidas importaba poco.

Sin embargo, en la era moderna, las transferencias de población serían más difíciles de lograr y conducirían a un clamor internacional. Por lo tanto, esta opción está fuera de la mesa para el gobierno israelí, aunque quisieran perseguirla, lo cual es poco probable.

Dado que la mayoría de los países no están dispuestos a recibir un gran número de palestinos si la emigración forzada o incluso voluntaria se promulga, esta elección no se iniciará. Este es especialmente el caso dado a la actual crisis europea de los refugiados, causada por las guerras y la privación económica en otras áreas de Oriente Medio y África del Norte.

La única opción, por lo tanto, sigue siendo un cambio en las fronteras. Egipto está bajo el control de un gobierno militar. El país tiene una población de 93 millones de personas. Pueden absorber fácilmente a menos de 2 millones de palestinos, que residen en la Franja de Gaza que está en su frontera nororiental.

La única pregunta es ¿qué incentivos tendría el país de Israel y otras potencias mundiales líderes para aceptar esta acción? El país necesita mucha ayuda económica y más inversión extranjera. No está más allá del ámbito de la posibilidad, que un arreglo podría hacerse.

También permitiría a los egipcios tratar eficazmente con los terroristas que residen en la Franja de Gaza. Estos radicales han causado problemas repetidos para el gobierno de Egipto.

En Cisjordania, un acuerdo similar puede ser elaborado con el Reino de Jordania. El país es actualmente anfitrión de un gran número de refugiados, escapando de la guerra en Irak y Siria.

La población de Jordania se acerca a 10 millones. Se estima que hasta el 80% de la población, puede derivar su ascendencia de Palestina.

Cisjordania fue administrada por Jordania ya en 1948. El país reclama que anexó el territorio en 1950. Por supuesto, esta acción sólo fue reconocida por Irak, Pakistán y el Reino Unido. Independientemente de este hecho, Jordania posteriormente gobernaría el territorio desde entonces hasta 1967.

Los árabes palestinos que vivían en Cisjordania y Jerusalén oriental ya habían recibido la ciudadanía jordana a partir de 1948.

Sólo en 1988, Jordania finalmente rindió todas las reclamaciones a la zona y luego despojó a los palestinos de su ciudadanía previamente concedida.

Si a Jordán se le ofreciera una amplia ayuda financiera y económica externa, así como la promesa de más inversión extranjera en el futuro previsible, ¿estarían de nuevo dispuestos a absorber una parte de Cisjordania? Es bastante posible.

Entonces la única tarea restante sería dividir la Cisjordania entre Israel y Jordania.

Aquellos palestinos desgraciados por haber quedado en Israel, por supuesto, se verían obligados a trasladarse a través de la nueva frontera. Los habitantes restantes, entonces tendrían que ser ofrecidos ciudadanía israelí e integrados en la sociedad lo más rápidamente posible.

El sueño de un Estado palestino fuera de Jordania, necesariamente tendría que ser negado. Sin embargo, hay un número mucho mayor de minorías a las que se les ha negado este derecho. Uno sólo tiene que mirar a los kurdos justo al norte, para ver esta realidad.

Los kurdos fueron prometidos a su propia nación varias veces, comenzando con el período después de la Primera Guerra Mundial. Los kurdos pueden numerar hasta 40 millones de individuos, repartidos entre las naciones de Irán, de Iraq, de Siria y de Turquía. A pesar de que una vez más están cerca de la estadidad en Irak y Siria, un Kurdistán Mayor es todavía poco probable que surjan.

No todas las minorías pueden ser acomodadas con un país propio. Si las élites políticas en Occidente y los ricos y ricos gobiernos de las monarquías del Golfo Pérsico, realmente quieren poner fin al conflicto en curso en Palestina, esta es la solución viable.

Como la mayoría de los palestinos jóvenes se ven obligados a apartarse de las ideas nacionalistas, que se han mantenido en estado de guerra y pobreza, pueden emprender nuevos futuros productivos. La propuesta anterior es mucho más amable, entonces la falsa esperanza de un país que no les ha traído nada más que la muerte y la miseria.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *