Day Trading Academy

Libia Intenta Terminar la Guerra Civil y Reanudar la Producción de Petróleo

Hubo un repunte reciente de los precios internacionales del petróleo. Esto se atribuyó en parte a otra parada en el campo petrolífero más grande de Libia. El Sharara fue forzado fuera de línea, por un grupo que bloqueó un oleoducto que lo vinculaba a una terminal de petróleo. El campo acababa de iniciar la producción, después de un paro de una semana que terminó a principios de abril.

Parecía ser otra indicación de que el suministro de petróleo de Libia, ya no se puede confiar en un flujo regular de crudo. La aparente falta de una solución política viable, comenzó otro año de caos para un país fracturado por la guerra civil.

La producción de petróleo de Libia ha sido esporádica, pero había promediado 700.000 barriles por día (bpd). La interrupción del flujo de petróleo del campo de Sharara, reduce esta producción en 220.000 bpd. Militantes y manifestantes han repetidamente cerrado los oleoductos que bombean el petróleo de la zona.

El petróleo total producido para el país fue 683.000 bpd en febrero y sólo 622.000 bpd en marzo. El descenso es directamente atribuible a la lucha constante por el control de este recurso estratégico.

La desintegración actual es un resultado directo del derrocamiento violento del gobierno de Gadafi ocurrido en 2011. Los rebeldes apoyados por las fuerzas de la OTAN (Organización de Trato Norteamericana) pudieron finalmente derrocar al líder autoritario en la guerra civil que estalló ese año.

Muammar Gaddafi había sido el líder de facto de Libia, desde el golpe de Estado contra el rey Idris I en 1969. Él y sus compañeros oficiales militares derrocaron a la monarquía en una revolución no violenta.

Después de la muerte del presidente Gaddafi, Libia se hundió en el caos con las milicias que asumían varias partes del país. Además, se establecieron dos gobiernos y parlamentos rivales.

Incluso el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, finalmente ha reconocido que el peor error de su presidencia fue la falta de planificación para lo que sucedería tras el derrocamiento del dictador de larga data Muammar Gaddafi.

Obama todavía quiere poner la mayor parte de la culpa en el ex primer ministro británico, David Cameron y otros líderes de la Unión Europea por el caos en curso.

Libia tiene actualmente tres centros políticos diferentes del poder.

Existe el Consejo Presidencial de las Naciones Unidas (ONU) con sede en la capital de Trípoli. Está dirigido por Fayaz al-Sarraj. El Consejo preside el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA).

El segundo gobierno rival, también con sede en Trípoli, es el Gobierno de Salvación Nacional, que controla lo que queda del Congreso Nacional General (GNS). Fue elegido por última vez en 2012. Está presidido por el primer ministro Khalifa Ghwell.

El GNS no ha conseguido el control sobre las instituciones gubernamentales pertinentes, lo que sería necesario para administrar Libia.

La tercera facción comprende las diversas autoridades en el este del país, centradas alrededor de Tobruk.

Este grupo está compuesto por la Cámara de Representantes encabezada por Ageela Saleh, que hasta ahora se ha negado a aprobar un acuerdo nacional con funcionarios en Trípoli. Insiste en los cambios del Acuerdo Político Libio (LPA).

General Haftar junto con Saleh controlan esta parte de Libia. El general ha estado aumentando su participación en el gobierno, ya que sus tropas fueron capaces de conseguir una serie de victorias contra los militantes islámicos. También ha podido aprovechar una serie de terminales petrolíferas en el norte del país, a lo largo de la costa.

Saleh ha sido presidente de la Cámara de Representantes desde agosto de 2014. Desde que fue culpado por bloquear el progreso político, su gobierno ha estado sujeto a sanciones tanto de la Unión Europea como de Estados Unidos.

El estancamiento político entre las facciones, ha llevado a un enfrentamiento militar entre las fuerzas en el este y el oeste.

Además, partes de Libia están fuera de cualquier control gubernamental. Estas caen bajo la influencia de varios grupos rebeldes, milicias tribales y radicales islamistas.

En marzo de este año, el primer ministro Fayaz al-Sarraj pidió a las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Liga de Estados Árabes que intervengan e impidan la renovación de la violencia en la guerra civil.

Esta semana las facciones en guerra están tratando de llegar a un acuerdo para poner fin a años de lucha. En un acuerdo negociado por Italia, se hará otro esfuerzo para reunificar, lo que prácticamente se ha convertido en un estado fallido.

La Cámara de Representantes y el jefe del Consejo de Estado Abdulrahman Sewehli, ambos anunciaron que finalmente se ha llegado a un acuerdo.

El primero se había negado a reconocer la autoridad del gobierno en Trípoli, desde su creación en 2015. Esto a su vez ha llevado a una guerra civil y el caos en curso.

Un acuerdo de paz por muy frágil que sea, tendrá un gran impacto en la última gran ruta migratoria hacia Europa. Libia es el principal punto de partida para los migrantes y los refugiados procedentes no sólo de África, sino también de otras regiones.

El número de llegadas está aumentando de nuevo. Alrededor de 27.000 han llegado a Italia, sólo a principios de abril. Es 24% más que el mismo período del año pasado.

Italia está tomando una línea más dura sobre los migrantes, porque una mayor proporción de las llegadas ya no se están moviendo hacia el norte. La seguridad en la frontera con Austria, Francia y Suiza está obligando a más recién llegados a permanecer en Italia.

Esto se refleja en el número de solicitudes italianas de asilo, que han aumentado precipitadamente de 83.530 en 2015 a 122.960 en 2016.

Como parte del plan de paz, Italia ha acordado equipar y entrenar a los libios para detener el flujo de migrantes. La idea es aprehender a los emigrantes, antes de que lleguen a la alta mar. Esto finalmente bloqueará el acceso a los desesperados y desfavorecidos, que han estado llegando a Europa desde 2014.

No cabe duda de que si el actual plan de paz se pone en marcha, miles de inmigrantes quedarán atrapados en Libia, donde el imperio de la ley ha desaparecido.

Sin embargo, el nuevo acuerdo constituirá el primer paso para reconstruir el país. Después de casi siete años de desorden económico y desunión política, Libia tiene otra oportunidad de unir a las diversas facciones de la nación.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *