Day Trading Academy

Irak: ¿Se Puede Restaurar la Unidad a un País Frágil?

En octubre pasado, comenzó la batalla por Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak. En marzo de 2017, no hay duda de que la metrópolis, pronto será retomada de ISIS (Estado Islámico de Irak y Siria). Este compromiso final encabezado por el ejército iraquí terminará efectivamente con el califato de ISIS, que fue declarado hace sólo dos años.

A medida que la guerra contra los jihadis del ISIS vence, el siguiente desafío será restaurar un país agreste, que nunca ha estado tan dividido. Las fuerzas militares que convergieron en Mosul, dan una idea de lo que le espera a Irak.

Una fuerza iraquí de unos 30.000 ha convergido en Mosul, con el apoyo de fuerzas especiales de Estados Unidos. Además, hay cobertura aérea proporcionada por Francia, el Reino Unido y los Estados Unidos.

Acompañando a este contingente principal, hay varias milicias tan deseosas de expulsar a ISIS de las últimas partes ocupadas del país. Estos incluyen Peshmerga kurdo, un número de combatientes tribales árabes sunitas, unidades chiítas respaldadas por Irán y el ejército turco entrenado y privado del ex gobernador de Mosul.

Una vez que se libere a Mosul, estos grupos comenzarán a divergir de su objetivo común y avanzarán hacia la búsqueda de sus propios intereses una vez más.

De la población total de 36 millones, la peor división permanecerá entre la mayoría chiíta al 65%, concentrada en la parte sur del país y la minoría sunita. Este último se encuentra amasado, en el centro y más al norte de Irak. Comprenden cerca del 35% de la ciudadanía.

Se estima que entre el 75% y el 80% del país es árabe, siendo el segundo grupo más grande de los kurdos. El 15%, se han resistido obstinadamente a los esfuerzos repetidos, para tener su identidad sumergida por el gobierno central.

El 5% restante al 10% está formado por asirios, turcomanos iraquíes e incluso pequeños grupos de armenios, circasianos, iraníes, kawliya, mandeos, shabakis, yazidis y 20.000 árabes de los pantanos, que viven en el delta del Tigris y el Eufrates.

Ya no se cuenta como parte de la población total de Irak, son los más de dos millones de refugiados que ahora viven fuera del país. Cerca del 95% de ellos aún residen en Oriente Medio, principalmente en las naciones vecinas de Egipto, los Estados del Golfo, Irán, Jordania, Kuwait, Siria y Turquía.

Algunas de las milicias chiíes han perseguido a civiles suníes huyendo de ISIS, con la explicación de que bien pueden ser traidores. Estos tipos de políticas brutales no son un buen augurio para un futuro Irak.

Sin embargo, los chiíes y los sunitas están unidos en su oposición a los crecientes niveles de autonomía de los kurdos. Aunque el gobierno kurdo no hace ninguna reivindicación territorial sobre Mosul, han ampliado su alcance, en la región rica en petróleo de Kirkuk.

Hay más de 8 millones de kurdos que viven en Irak y tienen un control definitivo sobre la parte nororiental de Irak. Es la única región del país que tiene autonomía formal.

Si hay una cuestión que une a los gobiernos oficiales de Irak, Irán, Siria y Turquía es evitar que las poblaciones kurdas en los cuatro países, en la consecución de un vínculo geográfico. Si esto sucediera, sería el siguiente paso en la creación de un Gran Kurdistán.

Fue un sueño que los aliados occidentales no pudieron proporcionar, en la conferencia de paz que siguió a la Primera Guerra Mundial en 1919. Gran Bretaña y Francia, los vencedores en el Oriente Medio, tenían muchos intereses en competencia con los que lidiar. El Imperio Otomano iba a ser desmantelado, pero los kurdos a pesar de las promesas anteriores, se les iba a negar su propio país.

En total, se estima que al menos 28 millones de kurdos, residen en las naciones antes mencionadas.

Explicó parcialmente el movimiento de Turquía, al establecer una base militar en territorio iraquí fuera de Mosul en Bashiqa. El ejército turco está decidido a impedir que la insurgencia del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el sudeste de Turquía, tenga la oportunidad de cooperar con los kurdos a través de la frontera en Irak.

El gobierno de Turquía ha ordenado tropas al norte de Siria, en un esfuerzo similar. Esta zona de amortiguación ayuda a evitar que ISIS ataque contra Turquía y también detiene la actividad transfronteriza entre diferentes grupos kurdos.

El primer ministro iraquí Abadi tratará de restablecer el antiguo acuerdo de reparto de poder que existía antes de la invasión del ISIS en 2014. Este esfuerzo hasta la fecha ha fracasado.

Ya hay una disputa sobre la forma en que se gobernará Mosul, una vez que la ciudad está totalmente liberada. Un vacío de poder, por supuesto, existirá, inmediatamente después de ISIS es desalojado.

Los suníes que viven en Mosul, sin duda impulsarán una mayor autonomía. La constitución del país permite esto, pero el gobierno central nunca ha permitido que ocurra. Sin embargo, incluso si esto ocurre, las facciones dentro de la ciudad tendrán que cooperar para que exista un sistema político funcional.

Hay muchos que temen que si cada vez más regiones del país se les permiten el autogobierno, el país eventualmente se desintegrará.

Al mismo tiempo, hubo un nivel de cooperación entre las fuerzas kurdas y los militares iraquíes. Si esto se puede mantener una vez ISIS es derrotado, puede ser utilizado como un trampolín para el fortalecimiento de los lazos.

El ejército iraquí ha tenido cuidado de no invadir el territorio controlado por los kurdos. A cambio, los Peshmerga se han comprometido a no entrar en Mosul propiamente dicho.

El gobierno kurdo no tiene ningún deseo de repetir el enorme error cometido en 2003. Las fuerzas kurdas aprovecharon la invasión estadounidense de Irak para arrebatar el control de Mosul de los sunitas baazistas. Luego procedieron a saquear la riqueza de la ciudad. Después de eso, tratar de gobernar Mosul se hizo imposible, porque la población ahora era hostil al gobierno kurdo.

En la actualidad, los kurdos tienen preocupaciones mucho más apremiantes.

En agosto de 2016, el gobierno central iraquí en Bagdad hizo un acuerdo, con los kurdos sobre Kirkuk. Dado que la ciudad tiene una gran población kurda, se acordó dejar la Peshmerga para proporcionar seguridad y mantener el área bajo control por Erbil, la capital kurda.

Los dos gobiernos también estaban de acuerdo, para compartir los ingresos del petróleo de la producción local de manera uniforme.

En una estipulación adicional, el gobierno central cobrará el costo de la gran burocracia kurda. Antes del acuerdo de agosto, los kurdos sólo podían pagar el 50% de los gastos necesarios para su servicio civil.

El menor precio internacional por el petróleo crudo, obligó a los kurdos a hacer un alojamiento con las autoridades en Bagdad.

Además, finalmente se compartió el armamento proporcionado por Occidente. Anteriormente incluso armamentos destinados a los kurdos, fue detenido por las autoridades en Bagdad.

En otra medida de reconciliación, los funcionarios kurdos están ahora incluidos en las cumbres internacionales.

Éstas pueden constituir un obstáculo para la independencia total de la región autónoma del Kurdistán. Tanto el gobierno central en Irak como los países vecinos con sus grandes poblaciones kurdas, preferirían impedir que los kurdos aparezcan un país aparte.

La mayor amenaza externa a un Irak unificado sigue siendo las milicias chiítas, que están bajo el control de varias entidades iraníes. Estos grupos están trabajando con simpatizantes iraníes, incluyendo al ex primer ministro de Irak, Nouri al-Malaki.

Es de interés para el gobierno de Irán mantener Irak dividido y débil.

Para combatir estos elementos, Estados Unidos, sus aliados europeos y sus vecinos locales tendrán que prestar apoyo continuo al inestable gobierno iraquí.

El problema para las potencias occidentales es que la democracia en su forma verdadera, no servirá sus intereses de la política exterior. Aliados con Turquía a través de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), sus gobiernos deben oponerse a un Kurdistán independiente, por ejemplo.

Los diversos grupos étnicos y sectas de Irak necesitan encontrar una forma de compartir el poder. La única manera probable de avanzar, es permitir que un sistema federal tipo de gobierno, reemplace la forma más centralizada que está actualmente en su lugar.

Mantener a Irak como un país unificado, incluso si el poder político y económico se difunde, no será una tarea fácil. Las fuerzas centrífugas contra una autoridad primordial serán difíciles de superar.

Irak en su conjunto, se enfrenta a una crisis económica como resultado de la baja de los precios internacionales del crudo. El público en general tiene poca comprensión, de la necesidad de recortar el gasto público. Reducir los empleos del sector público o reducir los salarios, probablemente dará lugar a manifestaciones masivas y obstrucciones políticas en el Parlamento.

Los actuales niveles de gasto del gobierno son totalmente insostenibles, en una era de menores precios del petróleo.

Los ingresos petroleros sólo cubren alrededor del 50% de los gastos actuales del gobierno, para empleos y pensiones de servicio público. Esto, a su vez, ha llevado a un aumento masivo del gasto deficitario y de la deuda pública.

La creciente corrupción es simplemente magnificar, estos problemas fiscales y económicos.

Por último, las divisiones del pasado y los horribles recuerdos de violencia e injusticia entre la ciudadanía, que abarcan unos 30 años de guerra, serán difíciles de dejar de lado en un nuevo Irak.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *