Day Trading Academy

Posición Mundial de Estados Unidos se Desmoraliza con el Fin del Petrodólar

Muchos estadounidenses son totalmente inconscientes de cómo  sus estándares de vida dependen, del papel global del dólar de Estados Unidos (USD). El sistema de petrodólares, ha apoyado la moneda de Estados Unidos (dólar) en la economía mundial, desde principios de los años setenta. La primera posición de reserva que el dólar estadounidense ha mantenido durante más de cuarenta años, se ha convertido en gran parte dependiente del comercio internacional de crudo.

El sistema de reglas del petrodólar, ha permitido que el gobierno de Estados Unidos y los estadounidenses vivan mucho más allá de sus medios durante décadas. Este ha permitido que el país tenga déficits gubernamentales y comerciales enormes, año tras año. La enorme deuda nacional que ahora supera los 20 billones de dólares y es mayor que el PIB del país, sólo es posible en un mundo que necesita dólares estadounidenses.

El gasto social totalmente insostenible, que los políticos irresponsables han prometido y ahora entregado al público estadounidense, sólo es manejable a través de la fuga de la creación de papel moneda. Este exceso de efectivo es absorbido por una economía global, que la necesita en abundancia, para pagar su importación de petróleo.

El gobierno de Estados Unidos trabajó para establecer el sistema de petrodólares, una vez pasada la guerra del acuerdo de Bretton Woods ya no era viable de mantener.

Bretton Woods se estableció en 1944, como la Segunda Guerra Mundial se estaba liquidando. La realización de la conferencia internacional, fue crear un sistema de tasas fijas entre las principales monedas de la época. Esto garantizaba la estabilidad del mercado financiero mundial.

Este tipo de cambio fue asegurado por el dólar de Estados Unidos, que ahora reemplazaría al oro, como el medio regular de intercambio entre las naciones.

El dólar mantendría su valor, debido al vínculo con el oro. Fue fijado en una tarifa fija de $35.00 USD por onza de oro. La capacidad de convertir dólares en lingotes de oro, aseguró a los titulares de la moneda estadounidense, que sus reservas de divisas mantendrá el valor en el tiempo.

Las naciones y los inversionistas tenían confianza en el sistema porque Estados Unidos poseían el 63% de las reservas oficiales del oro del mundo. Esto equivale a un total de 574 millones de onzas o 17.937,5 toneladas métricas al final de la Segunda Guerra Mundial.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) fue fundado al mismo tiempo, para ayudar a las naciones con problemas de liquidez a corto plazo y fijar tipos de cambio entre las principales monedas del mundo.

Con el tiempo, el dólar estadounidense se volvió extremadamente sobrevalorado. Esto dio lugar a un grave efecto negativo sobre el comercio. Las importaciones en Estados Unidos siguieron siendo más baratas, pero las exportaciones se hicieron cada vez más caras.

En última instancia, estaba causando pérdidas de empleo en el sector de exportación estadounidense. El déficit comercial estadounidense en curso pronto llegará.

Hubo dos decisiones políticas importantes en los años 60, que harían que el Banco de la Reserva Federal imprimiera más dinero para cubrir el déficit fiscal.

Una era la política interna, que sería etiquetada como la Guerra contra la Pobreza. La otra era la decisión de financiar la participación militar estadounidense en Vietnam, sin aumentar los impuestos para pagarla.

El aumento en la impresión de dinero, no fue acompañado por un aumento correspondiente en el crecimiento económico. El resultado fue un aumento en la tasa de inflación. La estabilidad de los precios internos, una característica de la era de la posguerra, estaba llegando rápidamente a su fin, a medida que la década comenzaba a disminuir.

El aumento de la tasa de inflación en Estados Unidos terminaría finalmente con los tipos de cambio fijos post guerra y desecharía el vínculo con el oro.

A medida que el valor del dólar siguió disminuyendo en la década de 1960, la convertibilidad en oro se estaba volviendo imposible. Las enormes reservas de oro adquiridas a comienzos del siglo por Estados Unidos se estaban agotando rápidamente, a medida que más naciones intercambiaban dólares inflados por el oro.

De 1950 a 1969, tanto Alemania Occidental como Japón se recuperaron completamente, de la devastación total creada por la pérdida de la Segunda Guerra Mundial.

Durante este tiempo la proporción de la producción mundial producida por Estados Unidos cayó de un liderazgo de 35% a un 27% más moderado. En comparación con el día de hoy, esa proporción ha descendido aún más a sólo el 22%, del PIB mundial y sólo el 17% del Producto Bruto Mundial.

Sería la nación de Francia, que aceleraría el fin del sistema de Bretton Woods de tipos de cambio fijos, respaldado por la convertibilidad del oro.

En opinión de los franceses, el resto del mundo apoyaba el nivel de vida americano y proporcionaba subsidios indirectos a las multinacionales con sede en Estados Unidos. Esta opinión fue compartida por muchos otros países en ese momento.

A principios de 1965, el presidente francés Charles de Gaulle anunció su intención de intercambiar sus reservas en dólares por oro.

Los bancos centrales del año siguiente fuera de Estados Unidos, tenían 14.000 millones de dólares en sus reservas. Al mismo tiempo, Estados Unidos sólo tenían $13.2 mil millones de dólares en oro como reserva.

En realidad, $3,2 mil millones de dólares estarían disponibles para cubrir las participaciones extranjeras, ya que el resto era necesario para cubrir los activos financieros nacionales.

La situación monetaria estaba llegando al punto de ruptura. En 1971, la oferta de dinero en Estados Unidos ya había aumentado un 10%.

El mismo año, Alemania Occidental decidió abandonar el acuerdo de Bretton Woods.

Para que los alemanes permanecieran en el sistema, se habrían visto obligados a revaluar su moneda. Esto tendría un efecto perjudicial en su sector de exportación.

El abandono de lo antes mencionado, posteriormente ayudó a la economía alemana en los próximos meses. Simultáneamente, el dólar estadounidense cayó un total de 7,5% frente a la marca alemana.

Preocupados por una posible devaluación estadounidense del dólar, otras naciones pronto comenzaron a canjear sus dólares por lingotes de oro. En agosto, el propio gobierno de los Estados Unidos estaba considerando una devaluación, ya que el dólar estaba cayendo en valor, frente a numerosas monedas europeas.

Las reservas de oro de Estados Unidos ya se habían reducido a un mínimo de 286 millones de onzas, cifra que estaba por debajo de 8938 toneladas métricas.

Después de que Suiza abandonara el sistema, la presión aumentaba para que Estados Unidos modificasen el acuerdo de Bretton Woods.

Estos acontecimientos en su totalidad, finalmente obligaron al presidente estadounidense Richard Nixon, a anunciar la cancelación unilateral de la convertibilidad internacional directa del dólar de los Estados Unidos al oro.

En 1973, todo el régimen de los tipos de cambio fijos se había derrumbado. Lo que lo reemplazó, fue un sistema de tipos de cambio flotante libre, que todavía existe hoy en día.

Hubo una gran incertidumbre financiera a principios de los años setenta. El dólar siguió perdiendo valoración, ya que los especuladores aprovecharon la situación.

El banco central de Japón se vio obligado a comprar miles de millones de dólares estadounidenses, para mantener el yen a su antigua tasa. Sin embargo, esta acción no podría, por sí misma, impedir la posterior depreciación del dólar de Estados Unidos.

El gobierno de Estados Unidos comenzó a buscar una alternativa, manteniendo el papel principal que el dólar tenía en las finanzas internacionales.

Esto es lo que proporcionó el impulso, para establecer un nuevo régimen en beneficio de los Estados Unidos y su moneda. El sistema petrodólar sería el resultado ingenioso, de este deseo de mantener la hegemonía financiera.

Estados Unidos necesitaba una manera de motivar a los países a seguir usando y manteniendo dólares americanos. La clave de este desafío era Arabia Saudita y la mercancía que exportaba en gran abundancia. El petróleo crudo proporcionaría la forma, para reafirmar el dominio americano.

El embargo petrolero árabe de 1973 contra Estados Unidos y otros países occidentales que habían apoyado a Israel en la guerra de Yom Kippur, demostró el poder que la Organización de las Empresas Exportadoras de Petróleo (OPEP) tenía sobre la economía mundial.

Líderes empresariales influyentes y el Secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger elaboraron un plan, que utilizaría el petróleo para no sólo rescatar a los bancos y otros intereses financieros, sino también para ahorrar el dólar de Estados Unidos.

Kissinger pronto negociaría un nuevo orden financiero con la monarquía saudí. Los saudíes exigirían dólares por la venta de su petróleo como lo harían otros miembros de la OPEP. A cambio, Estados Unidos proporcionaría ayuda militar y seguridad al reino.

Los saudíes también se comprometerían a impedir otro embargo petrolero.

Otra reunión más encubierta tendría lugar entre el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, William Simon y los saudíes. Se llegó a un acuerdo que utilizaría gran parte de los ingresos de las ventas de petróleo de Arabia Saudita, para su reinversión en Estados Unidos.

Una gran parte del total, se utilizaría posteriormente para comprar deuda estadounidense, en forma de bonos del Tesoro de Estados Unidos.

El acuerdo concertado entre los Estados Unidos y Arabia Saudita en 1974, ha dado a las primeras ventajas. La demanda de dólares estadounidenses, en paralelo a la creciente necesidad de crudo en la economía mundial.

El nuevo sistema sirvió de base y marco para décadas de expansión de la política monetaria estadounidense. Proporcionaría la financiación necesaria para una ampliación masiva de los derechos de los Estados Unidos. También ayudaría a Estados Unidos a mantener a los militares más fuertes a nivel mundial y a permitirles proyectar fácilmente el poder militar en cualquier parte del mundo.

La crisis financiera de 2008 y 2009, junto con la Gran Recesión, resaltó el desmoronamiento del sistema de petrodólares.

Los signos de lenta degradación ya estaban allí, lo que ahora se aceleraría enormemente. La duplicación de la deuda nacional estadounidense bajo la administración de Obama, fue vista con creciente alarma en el extranjero.

Los inversores en el extranjero comenzaron a cuestionar la seguridad de sus inversiones en dólares de Estados Unidos. Esta preocupación se hizo aún más intensa, cuando la solvencia crediticia de Estados Unidos fue rebajada en 2011.

El argumento intergubernamental sobre el aumento del techo de la deuda, trajo mucha más atención al sistema financiero estadounidense cada vez más inestable.

Varios políticos izquierdistas argumentaron que el debate sobre la elevación de los niveles de deuda causó la degradación. Esta evaluación es incorrecta. Fue el rápido aumento del gasto en déficit público, lo que llevó a una reevaluación de la estabilidad económica y fiscal de Estados Unidos.

El día de la contabilidad financiera para Estados Unidos, se está acercando rápidamente. Sucederá cuando las naciones productoras de petróleo del mundo, ya no aceptarán el pago en USD. Cada vez hay más pruebas de que estas naciones como grupo, estarán pidiendo oro.

Más naciones están negociando petróleo fuera del sistema de petrodólares. En 2013, Rusia acordó proporcionar a China el equivalente a 270 mil millones de dólares de petróleo. No se utilizarán dólares estadounidenses en la transacción, el mayor acuerdo de energía hasta la fecha.

Varias naciones de la OPEP ya están aceptando transacciones de petróleo en otros divisas distintas al dólar. En 2014, por ejemplo, Qatar acordó con China, ser la primera nación petrolera que se ocupa de las ventas de petróleo en yuan chino.

En diciembre de 2015, China y los Emiratos Árabes Unidos acordaron un intercambio de divisas en ventas de petróleo.

En enero de 2016, India e Irán llegaron a un acuerdo para liquidar las ventas de petróleo utilizando rupias indias.

En conjunto, estas acciones indican que los estados petroleros del Golfo Pérsico están buscando formas de reducir su exposición y dependencia del dólar estadounidense.

La orden impuesta por Estados Unidos y sus aliados en el Medio Oriente, a partir de principios de los años setenta, se está desentrañando. La inacción del presidente estadounidense Obama en preservar el equilibrio regional de poder, ha socavado seriamente la seguridad de muchas naciones en el área.

Los excesivamente optimistas y algunos dirían ingenuidad del acuerdo nuclear patrocinado por Estados Unidos con Irán, sólo aumenta la falta de seguridad que sienten las naciones en el Medio Oriente.

Como parte del entendimiento, se levantaron sanciones internacionales contra Irán. Este paso ha sido interpretado localmente, como un debilitamiento del compromiso estadounidense con Arabia Saudita. Ha hecho al reino, estratégicamente más vulnerable.

La relación vital entre Arabia Saudita y Estados Unidos es mucho más frágil como resultado de la política estadounidense.

El año pasado, un proyecto de ley fue aprobado por el Congreso de Estados Unidos, permitiendo que el reino sea considerado financieramente responsable por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. Aunque la legislación fue vetada por el presidente Obama, el proyecto de ley recibió un apoyo abrumador en el Congreso, por lo que se pasó por encima de las objeciones del Presidente.

El gobierno de Arabia Saudita advirtió primero que si el proyecto de ley se convirtiera en ley, venderían grandes cantidades de deuda estadounidense. Esto se lograría mediante la liquidación de bonos de Estados Unidos. Ahora parece que los saudíes están a la espera de ver, si realmente va a haber algún juicio exitoso presentado contra ellos.

No es una amenaza ociosa, sólo Arabia Saudita, tiene cerca de $120 mil millones USD en Valores del Tesoro de Estados Unidos.

Los Estados Unidos pronto se enfrentarán a situaciones en las que la política monetaria tendrá que utilizarse en defensa del dólar estadounidense en el extranjero, en lugar de responder a las condiciones económicas internas.

A medida que más naciones, especialmente productoras de petróleo, abandonen el dólar, aumentará la presión sobre Estados Unidos, para elevar las tasas de interés para atraer más inversión extranjera. El dinero será muy necesario, para financiar los mayores déficits gemelos en el gasto público y el comercio.

Las tasas de interés cada vez más altas, ralentizarán el crecimiento económico de Estados Unidos, poniendo aún más presión sobre el dólar estadounidense.

A medida que la inversión extranjera empiece a disminuir, será imposible que Estados Unidos continúe financiando los masivos derechos sociales, que juntos llevan una deuda futura cercana a los $120 billones de dólares.

Finalmente, los ciudadanos norteamericanos comprenderán entonces que el resto del mundo estaba apoyando su insostenible y lujoso nivel de vida.

En este momento, un gobierno estadounidense cada vez más desesperado, estará imponiendo controles de capital y métodos mucho más duros para hacer cumplir las crecientes tasas impositivas de individuos y corporaciones.

Más preocupante, habrá esfuerzos hechos para aprovechar la última fuente importante de dinero disponible. Estos serían los enormes retiros y fondos de pensiones, propiedad de numerosas entidades e individuos.

Después de una serie de interminables crisis financieras, el gobierno de los Estados Unidos se enfrentará a algunas opciones difíciles.

La primera opción será inflar la moneda, por lo que la deuda se pagaría con dólares más baratos y más baratos. La hiperinflación resultante, necesariamente destruirá el dólar de Estados Unidos.

La segunda opción sería participar en una venta masiva de tierras, propiedades y negocios propiedad del gobierno. Por supuesto, muchos de estos activos podrían tener un atractivo limitado para las personas que viven fuera de Estados Unidos.

La tercera opción sería declararse en bancarrota. Esto significaría simplemente que Estados Unidos ya no redimiría la deuda de los inversionistas. Podría tratarse de una insolvencia negociada, en la que los tenedores de bonos acuerdan recibir un pago inferior al valor nominal de su inversión o un incumplimiento completo.

Estas alternativas no serán opciones fáciles, y el codiciado estándar de vida estadounidense recibirá un golpe devastador. Por primera vez en generaciones, el gobierno de Estados Unidos tendrá que aprender a vivir dentro de sus posibilidades. Es decir, los gastos estarían determinados por la cantidad recaudada por los impuestos. No será una perspectiva atractiva, pero desafortunadamente necesaria.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *