Day Trading Academy

Azerbaiyán se Enfrenta al Autoritarismo, una Economía que se Encoge y una Moneda que Cae

Ilham Aliyev es el cuarto y actual Presidente de Azerbaiyán y ha estado en el cargo desde 2003. El nombramiento reciente de su esposa al cargo de Primer Vicepresidente, indica que su familia planea mantener el poder en el futuro previsible. El endurecimiento político y económico del presidente, está convirtiendo a Azerbaiyán en una sociedad autoritaria.

En septiembre de 2016 se celebró un referendo a nivel nacional. Uno de los 29 cambios propuestos a la constitución y supuestamente aprobados por el electorado fue la creación de la posición política que ahora ocupa la esposa del Presidente. Otra era extender la duración del mandato presidencial.

La república de Azerbaiyán está estratégicamente ubicada, compartiendo fronteras con Armenia, Georgia, Irán y Rusia. En el territorio de Nakhchivan, que está separado del resto del país por el suelo armenio, hay una frontera común con Irán y Turquía.

Azerbaiyán, cuenta con una población de 9,5 millones de habitantes, tiene un Producto Interno Bruto de 53.400 millones de dólares (USD) y un PBI de USD 169.400 millones.

La nación rica en petróleo de Azerbaiyán ha estado en recesión desde 2016. La economía se contrajo un 3,8% el año pasado y se espera que el crecimiento se contraiga un 0,1% adicional del PIB en 2017. Sorprendentemente, antes del reciente descenso económico, cada año desde 1995.

El gasto público ha ascendido al 37,6% de la producción total y la deuda pública se sitúa en el 36,1% del PIB.

Anterior mala gestión económica del país y la corrupción pura y simple, ha obligado a una política fiscal y monetaria más conservadora en el último par de años. El presupuesto nacional ha permanecido notablemente en equilibrio, a pesar de la reciente turbulencia económica y monetaria.

La inflación ha alcanzado los dos dígitos. Este fue el resultado del colapso cercano, en los precios internacionales del crudo en 2015 y 2016. El sector bancario sigue bajo una fuerte presión, con importantes carteras de incumplimiento. Se estima que ya hay más de $ 2 mil millones de dólares en préstamos en incumplimiento.

Azerbaiyán devaluó su moneda dos veces en 2015, luego de que el banco central utilizó cerca de 10.000 millones de dólares en reservas de divisas, en un esfuerzo inútil para defender el manat. El valor de la moneda cayó un tercio en febrero de ese año, y otro tercero en diciembre de 2015.

Tres cuartas partes de las reservas de divisas de Azerbaiyán se han utilizado ya en varios intentos de estabilizar el manat. A principios de este año, las reservas se redujeron al equivalente de sólo $4 mil millones de dólares.

El banco central insiste que el manat continuará flotando libremente este año contra otras monedas, pero han hecho una promesa similar antes.

Azerbaiyán depende del gas y petróleo, para el 95% de las exportaciones nacionales. Cerca del 80% de los ingresos del gobierno se derivan de las ventas de combustibles fósiles y este sector por sí solo, representa el 40% del PIB.

El presidente Aliyev está tratando de modernizar su nación, pero quiere mantener un fuerte control de la política nacional. Recientemente ha hecho intentos de apelar a la creciente clase media del país, prometiendo nuevamente más reformas económicas.

En un intento de favor curry con la población, el Presidente ha introducido oficinas de servicio público. Estas ventanillas únicas, pueden proporcionar a los ciudadanos los documentos oficiales más necesarios. La ventaja de estas nuevas instalaciones, es la necesidad de soborno para llevar a cabo negocios personales, ha sido en gran medida eliminado.

En otra jugada de apoyo entre los azerbaiyanos más jóvenes, también retiró al jefe de seguridad. Esta organización sucedió a la KGB local, cuando el país todavía era parte de la Unión Soviética. Una vez estuvo encabezada por el padre del Sr. Aliyev, quien más tarde se convirtió en presidente del país de 1993 a 2003. Luego sería seguido por su hijo.

La familia Aliyev ha desempeñado un papel dominante en la república de Azerbaiyán, durante casi medio siglo. Los críticos del régimen, afirman que el Presidente Aliyev está tratando de establecer una cuasi-monarquía en el país.

En el referéndum del año pasado, la Comisión Electoral Central informó de una aprobación para los cambios constitucionales en 91.2% del electorado.

Observadores independientes fueron testigos de numerosas y generalizadas violaciones. Esto incluía a los empleados de la Comisión y los propios representantes, capturados en cámara que llenaba las urnas. El resultado de la votación final carece de sentido y carece de toda legitimidad real.

La falta de credibilidad por parte del gobierno sobre la cuestión del referéndum, es bastante evidente. La escalada de la represión contra los disidentes y lo que queda de los medios independientes, no deja lugar a dudas de que la democracia está en retirada en todo Azerbaiyán.

Además, el poder judicial es corrupto e ineficiente. Sigue siendo en gran medida subordinado al Presidente Aliyev y al partido gobernante, el Nuevo Azerbaiyán. Los resultados a menudo parecen predeterminados y los políticos de la oposición están sujetos a arrestos arbitrarios, violencia física y otras formas de intimidación, contra ellos mismos y sus familias.

Esto se está convirtiendo en una práctica común en las antiguas repúblicas de la Unión Soviética. Este es especialmente el caso en Asia Central. Ya ha ocurrido en Kazajstán, Tayikistán y Turkmenistán.

El mismo fenómeno se observa en Belarús y en Rusia misma.

Durante los años en que el precio del petróleo internacional era mucho mayor, el país invirtió en grandes proyectos de infraestructura. La base para una economía más moderna ya existe. El problema persiste con el capital humano. La injerencia del gobierno en los negocios y la economía continúa ahogando el espíritu empresarial.

También ha obstaculizado una mayor inversión interna no sólo por parte de los lugareños, sino también de fuentes extranjeras.

Los clanes regionales que controlan grandes segmentos de la economía, siguen creyendo que las reformas del mercado son posibles, sin la necesidad de ningún cambio político real. Elites dentro de Azerbaiyán, siguen utilizando el modelo de Malasia, como la plantilla para el futuro de su país.

Los años de gobierno autoritario han impedido la creación de una burocracia capaz de cualquier reforma real. Los líderes locales siguen siendo cautelosos, por lo que no avanzan demasiado por delante de los requisitos previos del gobierno nacional.

Un riesgo adicional para el desarrollo de Azerbaiyán, es la disputa territorial en curso con la vecina Armenia. El desacuerdo sobre quién debe controlar el enclave de Nagorno-Karabaj, ha estallado recientemente en una serie de escaramuzas militares, en la frontera entre los dos países.

Aunque Nagorno Karabaj es técnicamente parte de Azerbaiyán, es mayormente habitada por los armenios. Aunque el enclave está completamente rodeado por Azerbaiyán, las personas que residen allí se niegan a reconocer la autoridad del gobierno central en Bakú, la capital de Azerbaiyán.

El amargo conflicto que estalló a comienzos de los años noventa entre Armenia y Azerbaiyán, dejó a la región en gran parte libre de control de esta última. También resultó en la muerte de al menos 30.000 muertos y más de un millón de personas desplazadas de sus hogares.

Al final de la guerra en 1994, los armenios controlaban entre el 14% y el 16% del territorio azerbaiyano. Las cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que exigen la retirada inmediata de las fuerzas armenias, han sido en gran medida ignoradas.

Armenia ha recibido el apoyo continuo de Rusia, en la disputa en curso. Aunque Rusia también ha ayudado a Azerbaiyán, claramente favorecen la posición armenia. Rusia sigue siendo un mediador y una parte en el conflicto, armando a ambos lados.

En abril de 2016, las tropas bien armadas de Azerbaiyán decidieron golpear y recapturar un par de colinas. La ofensiva cuesta alrededor de 200 vidas en ambos lados.

Militarmente la maniobra importaba poco. Sin embargo, psicológicamente la escaramuza ahora conocida como la guerra de cuatro días, tuvo un impacto masivo en Azerbaiyán. Fue la primera victoria militar, desde la humillante derrota del país hace unos 22 años. El éxito militar de las fuerzas azerbaiyanas, fue ampliamente celebrado en todo el país.

El peligro sigue siendo que el gobierno Aliyev puede estar tentado a presionar para obtener más ganancias territoriales, en un esfuerzo por reforzar su popularidad.

También hay problemas con Nakhitchevan. El territorio antes mencionado es un territorio autónomo perteneciente a Azerbaiyán. El distrito de Kari permanece bajo control de las fuerzas armenias como resultado de la guerra anterior en los años 90.

La paz en Nakhchivan sigue siendo tenue y absolutamente peligrosa. En la década de 1990 Turquía había amenazado con declarar la guerra a Armenia, si había una gran ofensiva contra Nakhitchevan. Miles de soldados turcos fueron trasladados a la frontera en ese momento, para respaldar la advertencia.

Rusia emitió su propia advertencia durante la crisis. Ellos emitieron una declaración de que una intervención de terceros en la disputa, bien podría desencadenar una Tercera Guerra Mundial. Para hacer su posición clara, las tropas rusas basadas en Armenia, aumentaron su presencia en la frontera armenio-turca.

En una provocación adicional a la crisis, Irán llevó a cabo ejercicios militares cerca de la frontera con Nakhchivan, en un esfuerzo para proporcionar una advertencia adicional a los movimientos por las fuerzas armenias.

A pesar de que los militares turcos participaron en un fuego de mortero pesado a lo largo de la frontera, la presencia de tropas rusas impidió una escalada en los combates.

Por su parte, Armenia no lanzó nuevos ataques en Nakhchivan y la crisis fue desactivada.

El período de inestabilidad política en Azerbaiyán que siguió a estos acontecimientos, empujó al país en una nueva dirección. El Parlamento se convertiría finalmente en Heydar Aliyev, el padre de Ilham. Fue invitado a regresar del exilio en Nakhchivan, para dirigir el país en 1993 y así nació una dinastía política.

Las libertades y los derechos democráticos paso a paso han sido desmantelados por el Presidente Ilham Aliyev. Su primera elección presidencial en 2003, lo vio ganar por un margen de 76.84%. En su reelección en 2008, el total de votos le aseguró un recuento aún mayor del 87%. Los partidos de oposición boicotearon las elecciones, acusando al presidente ya su partido de arreglar las papeletas.

Al año siguiente, se aprobó un referéndum constitucional, que abolió los límites de mandato para el Presidente y dio autoridad creciente al gobierno, para restringir la libertad de prensa.

También en 2009, el Presidente Aliyev en violación de la Constitución, eliminó el mandato presidencial consecutivo límite.

Las elecciones parlamentarias de 2010 produjeron una legislatura completamente leal al Presidente y al Nuevo Partido de Azerbaiyán. Por primera vez en la historia moderna del país, no se eligió a ningún candidato de los dos principales partidos de oposición.

La repetida protesta contra su gobierno en 2011, llevó al gobierno a usar la fuerza para acabar con los disidentes. Los individuos serían amenazados, atacados o encarcelados. Esto llevó al movimiento de resistencia dentro del país, a una parada virtual.

Las elecciones presidenciales de 2013, dieron a Aliyev el 85% de los votos, lo que le permitió un tercer período de cinco años. Un día antes de las elecciones, una aplicación de teléfono inteligente dirigida por el propio Comité Electoral Central, mostró que el Presidente ganó la reelección por 72.76% de los votos. Esto sugiere que los resultados de las elecciones ya fueron decididos por el Comité, trabajando con el gobierno.

Los funcionarios de Azerbaiyán en respuesta, insistieron que estos resultados eran en realidad, desde las elecciones de 2008. Sin embargo, los candidatos presidenciales enumerados eran de la elección 2013.

Fue en este punto que el Presidente Aliyev fue criticado abiertamente por Estados Unidos y por Amnistía Internacional, por corrupción política y fraude electoral. Ambas partes mencionaron irregularidades electorales. La persecución de activistas políticos, periodistas y el encarcelamiento real de los monitores electorales, eliminó cualquier apariencia de gobierno democrático.

El presidente Aliyev sigue siendo bastante polémico tanto dentro de Azerbaiyán como en el extranjero. Varios analistas lo describen como el responsable de la corrupción en Europa. Los monitores internacionales han identificado al presidente y su gobierno, como uno de los más corruptos de toda Europa.

El Presidente y su familia han acumulado una enorme fortuna. Ellos secretamente poseen grandes apuestas, que les dan el control de las empresas más grandes en Azerbaiyán. Estos incluyen bancos, compañías de seguros, una estación de televisión, empresas de construcción, minas de oro, servicios públicos y muchos más.

La familia también posee acciones en muchas grandes compañías offshore. Los Aliyev tienen una cartera de propiedades que puede llegar a los cientos de millones de dólares. Su hijo adolescente, posee propiedad en Dubai por valor de más de $40 millones de dólares.

La escalada de corrupción por parte del Presidente Aliyev, su familia y sus seguidores políticos continuarán pesando sobre el crecimiento y desarrollo del país.

A medida que la economía mundial dependa cada vez más de una construcción informativa y de alta tecnología, las naciones como Azerbaiyán encontrarán cada vez más difícil ser competitivas.

Al igual que en todas las economías basadas en productos básicos que no se han diversificado, el gas natural y el petróleo en Azerbaiyán, eventualmente se agotarán.

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *